No serán prorrogadas las ejecuciones hipotecarias

08deNoviembrede2002a las08:15

El Gobierno decidió fulminar ayer la posibilidad de aplazar nuevamente las ejecuciones hipotecarias tras recibir una fuerte presión del Fondo Monetario Internacional (FMI). El ministro Roberto Lavagna dijo anoche a LA NACION que la posibilidad de aplicar una nueva prórroga al aplazamiento de los remates bancarios "provoca dudas" entre los inversores y, por lo tanto, "no habrá más aplazamientos".

En una nueva comunicación telefónica que mantuvo ayer con las autoridades del FMI, Lavagna se comprometió a que "no habrá más prórrogas", aunque el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, había anunciado un decreto para suspender las ejecuciones por otros 30 días, a partir del 15 del actual. Lavagna dijo que "tanto el presidente Duhalde como el ministro de Economía tenemos la misma posición en este tema", aun cuando el Congreso había frenado esta semana el debate para postergar por ley los remates durante otros 180 días debido a la promesa de Atanasof.

Sin embargo, el ministro de Economía aclaró que "si en el exterior dudan por el plazo de 180 días, no tienen por qué creer que dentro de 30 días comenzarán las ejecuciones". Por esa razón, anoche se envió una aclaración al FMI negando "cualquier modificación" a la fecha de vencimiento.

Este cambio de criterio fue confirmado ayer por una alta fuente de Gobierno que, al mismo tiempo, admitió que la contramarcha generó malestar en el círculo íntimo duhaldista, ya que Atanasof y el ministro del Interior, Jorge Matzkin, "dieron la cara" por el decreto ante el Congreso y ahora quedan desautorizados. La decisión también promete reabrir el frente de tormenta con los legisladores -que hasta anoche no habían sido informados- y que podrían volver a la carga con el proyecto de ley para suspender las ejecuciones hipotecarias por 180 días.

Según datos del sistema financiero, los remates hipotecarios que están a la espera de una definición -a partir de su congelamiento en enero, cuando se dictó la ley de emergencia económica- involucran a unos 241.000 inmuebles por un valor de 5217 millones de pesos. De acuerdo con los números que manejan en la Casa Rosada, los deudores afectados son unos 7,5 millones.

Diez horas después de que el titular del Banco Central, Aldo Pignanelli, afirmó a viva voz que ya "está el acuerdo y es mucho mejor de lo que creíamos", Lavagna fue contundente: "Estamos avanzando, pero el tema no está cerrado ni mucho menos".

-Una versión daba cuenta de la posibilidad de firmar el fin de semana.

-Terminantemente no -sentenció el ministro, con cierto enojo.

Sin embargo, Lavagna elogió las declaraciones del vocero del FMI, Thomas Dawson, que dijo que no se pedían nuevos impuestos (ver aparte). Por la mañana, Lavagna había aclarado que la carga tributaria total no subirá el año próximo. De hecho, el FMI y la Argentina habrían acordado eliminar algunas exenciones tributarias en el impuesto a las ganancias.

En el Palacio de Hacienda se confirmó a LA NACION que el avance del acuerdo técnico entre las dos partes es sustancial y no se descarta que el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, viaje pasado mañana a Washington para intentar -una vez más- colocarles un moño a las negociaciones. Entre otras cuestiones, fuentes del Palacio de Hacienda comentaron a LA NACION que presuntamente ya se acordó una suba inicial del 10% en las tarifas de los servicios y un recorte de las exenciones en el impuesto a las ganancias como para lograr el superávit fiscal comprometido ante el Fondo. En relación con los amparos, el mensaje oficial es que el Gobierno ya hizo todo lo posible para frenar el drenaje de depósitos por esta vía judicial y que, en todo caso, podría incluirse una cláusula gatillo para evitar que se caiga el programa monetario.

Nielsen mantuvo ayer una productiva pero dura reunión en Berlín con el viceministro de Finanzas alemán,

Temas en esta nota