La fumigación de campos preocupa a intendentes santafesinos

Por
18deNoviembrede2002a las08:09

Pedirán a la provincia que les deje compartir el poder de policía para el control de los productos que se utilizan

Fighiera. - En ese sentido, impulsarán modificaciones a la ley provincial que regula la aplicación de herbicidas, apuntando a que las comunas tengan plenas facultades para actuar.

En el que significó el primer intento serio para regionalizar un problema recurrente denunciado desde hace años, los jefes comunales de Villa Constitución, Empalme Villa Constitución, Pavón y Fighiera adelantaron la decisión de consensuar medidas comunes que acoten la grave situación planteada por ecologistas y vecinos.

"Surgieron propuestas interesantes para resolver los problemas de salud y medio ambiente que provocan las fumigaciones", señaló Ramón Balduini, titular del grupo ecologista de Empalme Villa Constitución, uno de los impulsores de la convocatoria.

El encuentro giró en torno a los problemas de las comunas para controlar las fumigaciones de campos, sobre todo en predios ubicados cerca de las zonas urbanas. Si bien hay normas previas a seguir, las comunas encuentran graves dificultades para concretar un contralor efectivo. "No sabemos si en realidad los colonos usan los herbicidas que ellos declaran porque en muchísimos casos las aplicaciones afectan gravemente a los pobladores", se quejaron. Por eso resolvieron exigir al Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio de la provincia (Magic), la autoridad de aplicación de la ley que regula la actividad, compartir el poder de policía.

El diputado provincial Carlos Cardelli se comprometió a gestionar modificatorias a la ley. "Es urgente que las comunas compartan el poder de policía", dijo, mientras el intendente de Fighiera, Carlos Mariani, destacó la necesidad de regionalizar el tema.

Cáncer y juicios

Según el ecologista Ramón Balduini, en el barrio Las Ranas de Empalme Villa Constitución -que linda con la zona rural- se detectaron 18 casos de cáncer. "Seguramente las fumigaciones de los campos aledaños tienen una directa incidencia con estas graves enfermedades y el problema es más grave porque allí funcionan dos escuelas", sostuvo. Asimismo, uno de los desafíos para los presidentes comunales a la hora de elaborar ordenanzas que limiten las fumigaciones en campos cercanos a centros poblados, será el de eludir los posibles juicios que recibirían de colonos que, al no poder fumigar, podrían perder sus cosechas. "En dos días, una plaga puede terminar con una cosecha. Qué hacemos si no dejamos fumigar y después nos enjuician por esa pérdida", se preguntaron.

Temas en esta nota