RELEVAMIENTO . Estiman que la zafra superará las 34 millones de toneladas

Por
22deNoviembrede2002a las08:21

La siembra de soja de esta campaña superaba el 30 % de las proyecciones de implante previstas para este año, de acuerdo con el último relevamiento realizado al 16 de este mes por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Ese porcentaje representa la cobertura de alrededor de 4 millones de hectáreas de las 12,7 millones reveladas como intención de siembra para el ciclo presente (2002/2003), si bien aún no se difundieron los guarismos oficiales sobre el tema.

Adicionalmente, sectores de la producción de distintas regiones del país, aún las más alejadas de los cinturones sojeros nacionales, junto con proveedores de insumos, agroquímicos y maquinaria rural, reiteraron esta semana que la cobertura total de la oleaginosa, a nivel nacional, podría superar holgadamente las estimaciones elaboradas para esta campaña.

Paralelamente, las pizarras de las plazas mundiales no dejan de sorprender a los agricultores locales y del circuito internacional, con cotizaciones que para la nueva zafra saltan entre 3 y 4 dólares diarios sobre su precio anterior.

A esta altura, ya se están cerrando operaciones a futuro para el grano de la nueva cosecha a un valor que supera los 151 dólares por tonelada, en tanto que para la soja disponible —física— de la recolección anterior, las fábricas ofrecen y pagan por encima de los 172/173 dólares por tonelada.

RESERVAS. La necesidad de molienda, imprescindible para la elaboración de subproductos altamente cotizados en el mercado internacional, como es el caso de los aceites vegetales (que se venden por encima de los 480/530 dólares/tn, según se trate de soja o girasol), está obligando a los industriales a presionar para obtener mercadería.

Los productores, por el momento, siguen mirando para otro lado, cuando nadie ignora las voluminosas reservas sojeras con que cuentan y alertan que podría diluirse la presión compradora, en especial si pueden dilatarse algunos compromisos externos ya contraídos, en espera del ingreso de la nueva cosecha.

Dicho de otro modo, el precio actual podría deprimirse abruptamente y no vaya a ser que los granos que hoy están cómodamente guardados en silos y acopios terminen su ciclo como semilla, perdiendo la oportunidad de dejar una buena rentabilidad al agro local.

INSUMOS. Entre tanto, y por el momento, el clima está resultando benéfico para el implante del grano y se han elevado las compras de insumos pre y post-emergentes en las empresas proveedoras, aseguraron desde dos líderes de plaza que cubren esos requerimientos de la actividad agrícola.

Además, hasta las últimas proyecciones difundidas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), hace menos de una semana, dieron cuenta de un crecimiento “sustancial“ en el volumen final de zafra que se espera para la soja de este año, ubicando la cosecha argentina por encima de los 34 millones de toneladas.

De concretarse las siembras previstas y la adaptación del grano a distintas regiones históricamente destinadas a otros cultivos, el tonelaje previsto por el USDA resultaría un récord histórico de recolección sojera en Argentina, desde que el cultivo comenzó a desarrollarse en el país, allá por la década del ’80, cuando unos pocos se animaron al desafío de un producto desconocido, aunque con buena performance externa.

Temas en esta nota