El INTA cumple hoy 46 años

Por
04deDiciembrede2002a las08:28

&nbspMENSAJE DEL PRESIDENTE DEL INTA
DR. CARLOS VUEGEN

El 4 de diciembre, unidos por un profundo sentido de pertenencia y en pos del logro de nuevas metas que hacen al gran objetivo institucional, nos encontraremos festejando un nuevo aniversario del INTA. Hay muchas razones y formas para celebrarlo, pero sin duda la mejor manera es dedicar esa jornada a reflexionar y a planificar sobre cómo invertir nuestros mejores esfuerzos para aportar, desde nuestro rol, a la grandeza que soñamos para la Argentina.

Creo conocer esta querida Institución y puedo percibir su madurez. En 46 años de vida ha sabido capitalizar sus fortalezas para enfrentar las distintas, y a veces difíciles, coyunturas y escenarios que le han tocado en su trayectoria. También aprendió de sus errores y generó los cambios de rumbo necesarios, pero siempre con indeclinable vocación de servicio para brindar respuesta a las demandas de un sector dinámico y en permanente crecimiento.

Muchas veces he pensado en la claridad conceptual y la visión de futuro de los hombres que diseñaron el INTA, una organización caracterizada por su adaptabilidad al medio y su posibilidad de transformarse sin alterar sus principios fundacionales. Y en ese sentido hoy, más que nunca, seguramente compartimos el peso de la gran responsabilidad y el reto al que nos enfrenta la situación del país, que implica redoblar esfuerzos y compromisos, nos invita a ser creativos y a participar, sin dobleces, donde se nos convoque.

Este aniversario encuentra un INTA en transición a partir de las instancias que suponen retomar el ejercicio de las facultades recuperadas; con una descentralización afianzada y que garantiza la necesaria coherencia que debe mantener una organización con presencia nacional. Los Consejos Regionales, símbolo del control social, han asumido con plenitud su cuota de responsabilidad y han integrado, a través de sus Presidentes, un equipo de trabajo que interactúa con fluidez con el Consejo Directivo a partir de un diálogo franco y participativo. La labor que desarrolla y el tiempo que le dedican merecen una alta valoración y reconocimiento de la Institución y la comunidad rural.

También se producirá en lo inmediato, en un marco de gran expectativa, el recambio en la Dirección Nacional como resultado del concurso en proceso que, posteriormente y por la misma vía, irá dando lugar a la normalización de todos los cuadros gerenciales.

Las nuevas alternativas y enfoques van a contribuir a la construcción del INTA que queremos y que exige el futuro. Sin embargo no podemos olvidar que sus cimientos han sido fortalecidos con la tarea de todos sus hombres y mujeres, tanto por los que protagonizan el presente, como por los que dejaron su aporte indeleble en las páginas de su historia. Son muchos los nombres que asoman a mi memoria, merecedores de reconocimiento; nominarlos me haría caer, irremediablemente, en un injusto olvido, pero aún a ese riesgo considero que en este aniversario no puedo dejar de mencionar y rendir un emocionado homenaje al Ing. Carlos Alfredo LOPEZ SAUBIDET, recientemente desaparecido. De ese profesional innovador, apasionado por la ciencia y la tecnología y por el INTA, quiero recordarles una frase que pronunció hace dieciséis años:

Temas en esta nota