Las carnes argentinas, apunto de cruzar los Andes

Por
09deDiciembrede2002a las09:16

Chile, Canadá y, para el postre, los Estados Unidos. Este es el menú que por estos días analiza el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Bernardo Cané, en cuanto a la reapertura de mercados externos para las carnes argentinas. El lunes pasado arribaron al país los inspectores chilenos para corroborar las condiciones sanitarias de las plantas frigoríficas locales.

Y, según expresó Cané en oportunidad de la inauguración del frigorífico Mattievich, el martes pasado, en el Gran Rosario, no resultaría descabellado asegurar que dentro de diez días los productos cárnicos de 20 plantas locales dejarán de estar vedados en tierra trasandina. Las autoridades sanitarias argentinas y chilenas sostendrán pasado mañana una reunión prácticamente definitoria en la provincia de Mendoza. En realidad, existen varias empresas, como Swift y Friar, que ya cuentan con el visto bueno y a partir de esta semana podrían estar enviando cortes al otro lado de los Andes.

Chile, antes del abrupto cierre de todos los mercados de exportación por el pertinaz ocultamiento de funcionarios y dirigentes argentinos sobre la real situación de la fiebre aftosa, llegó a comprar carne por unos 100 millones de dólares anuales.

"Estamos terminando un año excepcional en comparación con el anterior. Hace 11 meses que no hay presencia de la enfermedad y se han distribuido 55 millones de dosis de vacunas antiaftosa", dijo Cané frente a industriales y productores en Rosario. Aquel negro episodio de la reaparición del virus le costó al país la rutilante suma de 1000 millones de dólares.

Pero hay más. El titular del organismo sanitario dijo que posiblemente entre el 16 y el 18 del actual llegue a la Argentina el presidente del servicio sanitario de Canadá, Bryan Ewans, para iniciar las negociaciones con el fin de liberar el ingreso. "Es una muy buena señal", consideró el titular del Senasa. Hasta antes de que la aftosa condenara a la industria frigorífica argentina al ostracismo internacional el mercado canadiense había motivado un interés especial entre los empresarios locales por su poder de consumo y una creciente demanda.

En tanto, Rusia y Sudáfrica, indicó el Senasa, ya aceptaron el listado de industrias habilitadas para exportar a la Unión Europea (UE). Esto quiere decir que la Argentina ha aprobado los primeros exámenes administrativos para comenzar a pensar en esos mercados como demandantes de carnes.

El dato más alentador, quizás, es que entre el 18 y el 20 próximos Cané y el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya), Haroldo Lebed, posiblemente viajen a Washington para reunirse con funcionarios sanitarios de los Estados Unidos para comenzar a pulsar los botones que disparen una negociación de reapertura.

En otro orden, a pesar del resultado positivo de la inspección sanitaria de la UE, que acaba de terminar, surgieron algunas observaciones. "Las empresas que emprendan el desafío de exportar tienen que tener modelos de autocontrol de calidad", explicó Cané a propósito del nuevo sistema de inspección integral que realizaron los sanitaristas europeos. No sólo se concentraron en los aspectos sanitarios, sino también en temas de índole financiera y laboral. Tampoco presentaron una agenda previa y cualquier frigorífico era plausible de ser inspeccionado. "También repitieron que el sistema de marcas y señales del ganado local no alcanza porque es muy complejo y piden un modelo de trazabilidad individual", dijo Cané acerca de los bemoles de la visita europea.

Aunque los precios de los granos hacen más atractiva a la agricultura, el sector ganadero argentino se ubica hoy sobre el umbral de un horizonte promisorio.

Temas en esta nota