Debate en el Senado por la designación de Prat-Gay

11deDiciembrede2002a las08:21

La buena recepción que el nombramiento de Alfonso Prat-Gay al frente del Banco Central (BCRA) provocó en los mercados y entre los economistas, no encontró el mismo ambiente en el Senado.

Por lo pronto, el pliego con la designación del ex jefe de Investigación y de Estrategias de Monedas del JP Morgan ingresó anoche poco después de las 20.30. Esto impidió que la comisión de Acuerdos de la Cámara alta, que preside Jorge Busti (PJ-Entre Ríos), tuviera el pliego en el momento de reunirse ayer por la tarde.

Por eso no extrañó que Busti apelara a ese argumento para postergar para la semana próxima el tratamiento del tema. “Quiero informarles que hasta este momento no ha ingresado ningún pliego del Banco Central y, por lo tanto, no tenemos posición tomada; ni en favor, ni en contra”, afirmó Busti al abrir la reunión, en la que se discutieron los ascensos militares propuestos por el Poder Ejecutivo.

Peor aún, el senador entrerriano destacó que una vez remitido el pliego sólo tomará estado parlamentario en la sesión del miércoles próximo, por lo que hasta ese momento no estará habilitada la comisión para discutir el nombramiento.

Buena disposición

No obstante, Busti envió una señal de buena disposición y aclaró que podría “hacer una excepción y empezar a discutirlo el martes que viene”.

Por su parte, el presidente Eduardo Duhalde firmó anoche el decreto que designa a Prat-Gay presidente del BCRA “en comisión” (ver Página 2).

Sin embargo, una ronda de consultas realizada por LA NACION dejó al descubierto que la designación de Prat-Gay encontrará varios obstáculos antes de cristalizarse. Tanto peronistas como radicales pretenden analizar minuciosamente los antecedentes del reemplazante de Aldo Pignanelli al frente del Banco Central.

Prat-Gay ya fracasó una vez en su intento por convertirse en director de la entidad monetaria. Fue en mayo de 2001, cuando el presidente Fernando de la Rúa remitió al Senado el pliego pidiendo su nombramiento como director de la entidad.

En aquella oportunidad, desde la comisión de Acuerdos, que presidía el ahora ex senador Horacio Salazar (PJ-Chaco), se plantearon objeciones al candidato porque no cumplía con los artículos 15 y 17 de la ley de ética pública.

Es que el economista se había desempeñado en el JP Morgan hasta pocos meses antes de que fuera propuesto por el entonces el ministro de Economía Domingo Cavallo y, por lo tanto, no había transcurrido el año que la norma establece taxativamente que debe mediar entre la finalización de la actividad privada y la designación en la función pública. Por esa razón, el Poder Ejecutivo retiró tres meses después (el 3 de agosto de 2001) el pliego de Prat-Gay.

Al respecto, el senador Raúl Baglini (UCR-Mendoza) consideró que antes de aprobar el nombramiento de Prat-Gay “hay que ver los antecedentes de su anterior rechazo”, y fue más allá al considerar que también se debe “analizar la relación (del economista) con el Morgan, sobre todo teniendo en cuenta que el banco fue excluido de la licitación para renegociar la deuda privada”.

Si bien Baglini no integra la comisión de Acuerdos, es el referente en materia económica y financiera del principal bloque opositor, que hoy tiene previsto reunirse para tomar una definición política sobre la cuestión. Sin embargo, uno de los puntos más controversiales que aparecen en el horizonte es el de la duración del mandato que deberá ocupar Alfonso Prat-Gay al frente del Banco Central.

Todos los senadores consultados por LA NACION coincidieron en señalar que, de aprobarle el pliego, lo harán para completar el mandato de Pedro Pou, destituido el 25 de abril de 2001 por De la Rúa por recomendación de una comisión parlamentaria bicameral. Aquel mandato vence el 23 de septiembre de 2004.

Sin embargo, el decreto de

Temas en esta nota