La Argentina no pagó ayer deudas por 1.438 millones de dólares

Por
17deDiciembrede2002a las08:05

Con esa decisión, el Gobierno confirmó que no recurrirá a las reservas para hacer frente a dichos vencimientos. Aunque el presidente Eduardo Duhalde se encargó de aclarar que tal decisión había sido tomada a regañadientes.

"No nos gusta no pagar a los organismos internacionales, porque ésa es la prueba del fracaso de un país", dijo Duhalde bien temprano, como para preparar el terreno a lo que se venía. Y lo que vino fue un nuevo incumplimiento de la Argentina con sus acreedores, forzado por la delicada situación de la economía y la falta de un entendimiento con el FMI, pese a los once meses que ya llevan esas negociaciones.

Los que no cobraron ayer fueron varios, continuando con el derrotero que se inició el fin de semana, cuando la Argentina incumplió por primera vez el pago de un crédito a un organismo externo, al no pagar 726 millones al Banco Mundial.

  • Al BID se le debían abonar 690 millones de dólares, aunque existe la posibilidad de prorrogar ese vencimiento por 30 días, y hay un intento oficial frente al banco para lograr una reprogramación salteando el acuerdo previo con el FMI. Esa iniciativa, sin embargo, tuvo ayer una fría acogida en Washington.
  • En cambio sí vencieron definitivamente 250 millones con el Banco Mundial, que la Argentina estaba obligada a desembolsar para mantener la garantía de un bono (las Notas Cupón Cero) colocado entre inversores privados. Ahora esa garantía se cayó e ingresaron en "default automático" las series del mismo bono que vencen en 2003 y 2004, por 250 millones cada una. En un frío comunicado, el BM confirmó que debió cubrir esa garantía con sus propios recursos.
  • Por último, tampoco se cumplió con el pago de los intereses, por 498 millones, correspondientes a una serie de bonos colocados en Japón durante la gestión de Roque Fernández. En este caso, según el Banco de Tokyo-Mitsubishi, la Argentina dispone ahora de un plazo de gracia hasta el 14 de enero, aunque antes de esa fecha operan nuevos vencimientos de esos bonos "samurai". Según la misma fuente, esos papeles están en poder de 30.000 pequeños inversores japoneses, que ahora deberán esperar la renegociación de la deuda como cualquier acreedor privado.

    Una cuenta sencilla permite saber que, de haber cumplido con los pagos que correspondía hacer ayer, hubiese perdido en 24 horas el 14% de sus reservas, que se ubican en 10.234 millones. En realidad, el dinero en poder del Banco Central alcanzaría solamente para hacer frente a los pagos hasta mayo próximo, cuando debiera asumir un nuevo Gobierno.

    Esa es la principal excusa que utilizan los oficialistas. Otro argumento que ensayan los funcionarios tiene que ver con la falta de acuerdo con el FMI, al que ahora culpan casi por completo. Lo dijo ayer, con todas las letras, el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, al señalar que el país llegó a esta instancia "por no haber logrado un acuerdo con el FMI y una reprogramación de la deuda con el Banco Mundial".

    Almorzando con el Fondo

    Ayer, sobre la negociación con el Fondo no se produjo ninguna novedad, pese a que comenzaron a llegar al país los primeros integrantes de la misión que esta semana actualizará sus datos sobre la economía. Hubo un almuerzo con gente de Economía (estuvo el secretario Guillermo Nielsen) y del Banco Central (acudió Pedro Lacoste). De esa delegación formarán parte el subjefe del Departamento Hemisferio Occidental del organismo, John Dodsworth, y el responsable del caso argentino, John Thornton, funcionarios con suficiente poder para negociar con el Gobierno. Pero en Economía continúan desinflando cualquier expectativa.

Temas en esta nota