Ganancias, camino a Tribunales

Por
27deDiciembrede2002a las08:22

Por Alejandro RollánDe nuestra Redacción

arollan@lavozdelinterior.com.ar

Para el Gobierno nacional, la no implementación del ajuste por inflación en la liquidación del impuesto a las ganancias es cosa juzgada. Su última “sentencia” fue dada a conocer a comienzos de esta semana cuando el titular de la Afip, Alberto Abad, le ratificó al ministro de la Producción, Aníbal Fernández, que no se habilitará el mecanismo solicitado por el sector agropecuario y los industriales. El golpe de gracia lo dará la Cámara de Senadores con la aprobación de la rebaja –por única vez– de la alícuota del tributo del 35 al 30 por ciento para el ejercicio 2001/2002, y ratificará la eliminación de actualizar los balances por el índice de inflación.

Ante este escenario, los productores ven en la Justicia una instancia para resolver lo que, a su criterio, resulta “confiscatorio” del capital de sus explotaciones. Muchos buscarán a través de los amparos el recurso que les permita ajustar por inflación las declaraciones juradas 2001/2002 del impuesto, fundados en que la suba del tributo es ficticia y que sus argumentos son inconstitucionales. Desde CRA se aconseja a los productores recurrir a esta instancia para resolver el diferendo.

A fines de febrero vence el plazo para la presentación de los balances impositivos de las sociedades de hecho, cuyos ejercicios cerraron el 30 de octubre pasado. Abril es la fecha prevista para que las empresas unipersonales –donde está concentrado el mayor número de productores agropecuarios– presenten las declaraciones juradas de sus ejercicios fiscales cerrados en diciembre.

“La diferencia por tenencia en la valuación de los stocks de granos o de hacienda, junto con el hecho de que muchos de los costos estaban valuados a la paridad uno a uno y las ventas acompañaron la evolución del tipo de cambio, hace que se muestren ganancias irreales por la falta de ajuste por inflación”, aseguraron desde la Bolsa de Comercio de Rosario.

La reducción de cinco puntos en la alícuota del impuesto tampoco satisface a los hombres de campo. Por el momento, su alcance sólo está limitado a las empresas y no a las personas físicas, lo que dejaría al margen a muchos productores que trabajan como sujetos individuales. No obstante, habría negociaciones para que la reducción alcance a todos los contribuyentes.

Desde algunos sectores productivos se asegura que ni la aplicación del ajuste por inflación alcanzaría para atenuar el impacto de las ganancias ficticias. Sostienen que la única salida para desvirtuar el impacto es permitir actualizar en la declaración jurada el bien inicial. “El kilo del novillo subió alrededor del 300 por ciento, y el índice de inflación mayorista se incrementó, en lo que va del año, el 118 por ciento. Tampoco el ajuste por inflación alcanzaría”, argumentan sus defensores.

En una tibia señal por morigerar su impacto en el próximo ejercicio, la Afip se comprometió a evaluar para el próximo ejercicio el impacto del tributo “mes a mes” y adoptar correcciones sobre la marcha. Mientras tanto, los amparos caminarán a Tribunales.

Temas en esta nota