Gravar los reintegros, un desaliento a la exportación

Por
27deDiciembrede2002a las08:01

De todas maneras, el proyecto no fue descartado por completo, por lo que aún puede esperarse que en pocos meses sea aprobado.

Según señaló a INFOBAE el presidente de la Cámara de Exportadores (CERA), Enrique Mantilla, la iniciativa del Ministerio de Economía refleja una “gran ignorancia sobre las implicancias que esa medida puede tener en términos comerciales, ya que países importadores de productos industriales argentinos pueden aplicar acciones antisubsidios y perjudicar las ventas locales”.

Por su parte, la Sociedad Rural Argentina (SRA) también se manifestó en contra de este gravamen. Según la entidad, la gravabilidad en el Impuesto a las Ganancias de los reintegros a las exportaciones constituye una señal inequívoca de un ansia de voracidad fiscal que parece no saciarse, a costa del trabajo y esfuerzo de cientos de miles de productores y sus familias.

Con la aplicación de una medida de estas características, el Gobierno recaudaría más y podría repartir ese mayor ingreso a las provincias, ya que el Impuesto a las Ganancias es coparticipable.

De todas maneras, Mantilla consideró que fijar un gravamen sobre la devolución de un impuesto no es una forma inteligente de solucionar un problema del Estado. “Podrían bajar la devolución directamente”, propuso el titular de la CERA.

Los reintegros a las exportaciones -en ningún caso superan el 5%- se establecieron en 1966, momento en el cual el Gobierno intentó gravarlos con un impuesto. Sin embargo, esa medida no prosperó ni en ese intento ni en cada oportunidad que el Ejecutivo tuvo la intención de aplicarla.

Temas en esta nota