La campaña de trigo en los Departamentos Marcos Juárez y Unión

Por
31deDiciembrede2002a las08:11
Según un informe de la Delegación Marcos Juárez de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGPyA), en esta última campaña los problemas económicos de nuestro país afectaron en forma directa la siembra de trigo en el área comprendida por los departamentos Marcos Juárez y Unión desde la superficie implantada, que disminuyó en un 35 - 40 % (se estiman unas 237100 ha implantadas y recolectadas 226.000 ha), con factores concurrentes como incertidumbre en cuanto a precio, la falta de financiamiento y la falta de insumos, principalmente fertilizante.
Estima el informe que como resultado de la situación la mayoría de la superficie se implantó a lo largo de los meses de junio y julio y por ende aumentó en forma considerable la superficie de grupos cortos (principalmente la variedad Don Enrique) que además habían tenido buenos rindes la campaña pasada.
Por otra parte se consigna que el nivel tecnológico se vio afectado principalmente en el uso de fertilizantes, visualizándose lotes con síntomas de deficiencia de nutrientes como nitrógeno y fósforo, aumentando por otra parte aunque no significativamente la superficie de trigo en labranza reducida. Otro detalle que grafica la resignación de alternativas tecnológicas en la última campaña triguera fue la deficiencia observada en determinados controles de malezas. Según el análisis, esta disminución del paquete tecnológico habría colaborado  en la baja de los rindes.
En líneas generales durante la época de siembra y durante agosto la humedad en el perfil del suelo fue adecuada, produciéndose además precipitaciones que favorecieron el desarrollo del cultivo.
En cambio partir de setiembre, cuando las demandas de agua del cultivo son mayores, comenzaron los síntomas de stress y precisamente a mediados de ese mes se detectaron las primeras señales de presencia de enfermedades de hoja como roya y mancha amarilla, que en los meses siguientes se intensifico produciendo importantes daños a nivel de hoja.  En muchos casos no se realizó control químico ya sea por experiencia de controles deficientes de años anteriores, falta de producto en el mercado o falta de  financiación.  
Agrega el informe de la SAGPyA Delegación Marcos Juárez que, al contrario de lo ocurrido en la última campaña, no se observó en forma importante la presencia de fusarium de la espiga y que en comparación a la misma campaña pasada este año las enfermedades de hoja produjeron los principales daños aportando en alguna medida también a la caída de rendimiento.
El importante acortamiento en el ciclo de las diferentes variedades devino en un adelantamiento de la cosecha y como consecuencia se cree que también colaboró en la baja de los rindes, que no fueron lo esperado y rondaron en los 23 y 24 quintales en el area centro  y en 21 y 22 en la zona sur, oeste y norte.
Según el informe también merece destacarse en el balance el daño por viento y granizo que afectó en casi un 100% a más de 10000 ha.,  detectándose también lotes perdidos por inundación. 
Fuente: Ing. Agr. Sergio Aguirre. Delegación SAGPyA Marcos Juárez. Dic. 2002

Temas en esta nota