El BCRA contaría con la facultad de reprogramar los depósitos

Por
31deDiciembrede2002a las08:03

Economía y el Banco Central analizan la posibilidad de modificar la Carta Orgánica de la autoridad monetaria, para incluir una cláusula que faculte a la entidad para que, en caso de riesgo sistémico, pueda reprogramar automáticamente los depósitos en los bancos.

Según confiaron a INFOBAE fuentes del sistema financiero, la entidad rectora de Chile se reserva esa facultad, con la idea de fondo de poder aislar los problemas de un banco en particular y, evitar que en una crisis se tomen medidas como el “corralito” financiero, que afectan a todo el sistema y destruyen la confianza de los ahorristas. La experiencia de la crisis bancaria de 1982 y 1984, que le costó a Chile un endeudamiento equivalente a un producto interno, los llevó por ese camino.

Si bien las fuentes consultadas apuntan que esta es una idea en la que ya se está trabajando, reconocen que aún el escenario es poco propicio para reformar los estatutos del Central.

Por una parte, no se muestran ajenos a las dificultades que podrían existir en este momento para que el Congreso sancione una ley de estas características ya que, en cierta forma, facultar el BCRA para reprogramar depósitos podría alejar a los ahorristas del sistema financiero.

En ese sentido, reconocen que a apenas un año del “corralito” y todavía menos de la reestructuración de los vencimientos de los depósitos, la confianza de los ahorristas podría verse afectada con una cláusula de este tipo.

De hecho, recién a partir de agosto las entidades empezaron a recuperar depósitos de ahorristas y, en los últimos meses, el crecimiento de las colocaciones fue en descenso, hasta ser ahora menor que a mediados de año.

Lo que se viene
Por otra parte, en el Banco Central también conciben establecer un control al ingreso de capitales similar al que rigió hasta hace muy poco también en Chile.

Cristián Gardeweg, economista de Santander Investment Chile, recordó que en los ’90 existían en ese país varios tipos de controles. El más conocido era un sistema de encajes, a partir del cual por cada inversión que ingresaba en Chile se retenía un porcentaje -de cerca del 10%- durante un año. Por él, la entidad pagaba un baja tasa de interés.

“Con el encaje se desalentaba el cortoplacismo, porque el costo de mantener inmovilizado un porcentaje de la inversión es demasiado alto para capitales especulativvos”, explicó Gardeweg, quien, no obstante, aclaró que en Chile los controles se fueron flexibilizando después de la crisis asiática, cuando el flujo de capitales a toda la región se redujo notablemente y las restricciones dejaron de tener operatividad.

En la Argentina, en tanto, la propuesta en la que se está trabajando Economía y en la autoridad monetaria sería algo distinta.

Según adelantaron, se contemplaría también la posibilidad de establecer algún tipo encaje pero, a diferencia del caso chileno, se calcularía de forma decreciente según el plazo de permanencia en del capital en el país. Así, el porcentaje que el BCRA exigiría inmovilizar sería mayor, a medida que disminuya el plazo de la inversión en la Argentina.

Con esta medida se buscaría solucionar definitivamente el problema de los capitales golondrina o inversiones especulativas que, ante cualquier adversidad, se revierten sin limitaciones.

Temas en esta nota