Exportaciones caen 3% en el 2002

Por
31deDiciembrede2002a las08:15

Al cierre del 2002, las exportaciones caerían 3,4% respecto de los u$s26.610 M que las firmas argentinas le vendieron al mundo durante el 2001.

Esta es la última proyección oficial, tras conocerse ayer los datos del INDEC para noviembre, cuando las ventas al resto del mundo sumaron u$s2.176 M, monto que implica un 3% de incremento respecto del mismo mes del año pasado, y una desaceleración del repunte de 7% interanual registrado en octubre último.

Así, la mejora del tipo de cambio relativo que se intentó con la devaluación del peso resultó infructuosa para propiciar una mejora en la competitividad global, dado que en la Argentina del default el crédito fue casi inexistente y sólo los grandes pudieron apenas defender los niveles de exportaciones del 2001 y los pequeños y medianos empresarios se vieron imposibilitados de agrandar sus horizontes y menos aún ingresar de conquistar nuevos mercados.

En once meses, las ventas acumuladas resultaron u$s23.402 M, lo que contra el magro nivel de importaciones de enero-noviembre (u$s8.207 M), arroja un saldo positivo de u$s15.195 millones.

Considerando que la proyección de Economía para las exportaciones de este mes es u$s2.300 M, el saldo de la balanza para todo el 2002 superaría los u$s16.600 M.

Sin embargo, este resultado es sólo una consecuencia del paupérrimo nivel de las importaciones.

En noviembre las compras al exterior fueron tan sólo de u$s807 M, 39% menos que un año atrás, y aunque se verifica una desaceleración de la tasa de caída interanual -los u$s874 M de octubre significaron una caída de 42% y en los meses anteriores el derrumbe anual había superado el 50%-, este hecho, más que vincularse con una incipiente recuperación de la actividad, proviene de que la comparación se realiza contra noviembre del 2001, momento en que las importaciones comenzaron su caída en picada.

Ante la consulta de INFOBAE, María Castiglioni, del Estudio Orlando Ferreres y Asociados, advirtió que los bajísimos niveles de las importaciones en términos históricos (en el 2001 promediaron u$s1.600 M y alcanzaron u$s2.600 M en 1998) son un reflejo de la falta de reposición de capital.

Inversión negativa

“Hasta el momento la reactivación se basa sólo en la puesta en marcha de la capacidad ociosa, pero a largo plazo habrá una fuerte restricción al crecimiento porque la inversión en maquinaria es ínfima”, se lamentó la economista.

La consultora estima que en el 2002 la inversión neta medida a precios de 1993 será negativa en $17.280 M, en virtud de que la depreciación de capital de todo el año alcanzará $47.716 M, mientras que la inversión bruta será de $26.434 M.

En tanto que para el 2003 el escenario de las importaciones casi no mejoraría, así como tampoco las exportaciones, que tendrían una levísima mejora de 2% interanual, según estima Castiglioni.

“El escenario macroeconómico no ayudará a la recuperación del intercambio comercial, creemos que no habrá normalización de los pagos internacionales y así la Argentina seguirá postergada y por la falta de una política de estado que propicie las ventas, algo que no puede pensarse sino para más adelante”, concluyó.

Según el análisis del estudio Ferreres, el balance del 2002 para las exportaciones es muy mediocre. Sólo los productos primarios pudieron captar la mejora de los precios relativos, tales como los aceites y los pellets, en tanto que la manufacturas de origen industrial que cayeron un 9% respecto de un año atrás sufrieron los coletazos de la crisis brasileña.

“Brasil es el principal comprador de los bienes de capital que se fabrican en la Argentina”, explicó Castiglioni.

Temas en esta nota