Sigue polémica por subsidios

Los $ 310.000 mill al año que Japón, la U.E. y EE.UU gastan en subsidios agrícolas les cuestan a los agricultores de Africa, Asia y Latinoamérica $ 26.000 mill al año en ingresos perdidos

Por
09deAbrilde2003a las08:33

Los $ 310.000 millones al año que Japón, la Unión Europea y Estados Unidos gastan en subsidios agrícolas les cuestan a los agricultores de Africa, Asia y Latinoamérica $ 26.000 millones al año en ingresos perdidos, más de la mitad de lo que los países ricos otorgan cada año en ayuda extranjera, dijo un grupo contra la pobreza.

«Existe una relación directa entre el sistema actual de subsidios y la persistencia del hambre mundial», dijo David Beckmann, director general de Bread for the World con sede en Washington, que representa a 46.000 activistas religiosos. La Unión Europea y Estados Unidos «deben eliminar los subsidios agrícolas que afectan a países pobres incapaces de vender su jugo de naranja, azúcar y otras cosechas», dijo el grupo. Ahora el grupo podría sumar una reducción de los subsidios agrícolas -que según los países pobres reduce su acceso a los mercados, lo que afecta a sus economías y la capacidad de combatir la pobreza- a su agenda del Congreso. El Banco Mundial, que tiene a EE.UU., la Unión Europea y Japón como sus mayores accionistas, también ha criticado el apoyo agrícola. Estados Unidos gasta unos $ 3.900 millones al año en subsidiar a productores de algodón, tres veces el nivel de su ayuda a Africa, dice el banco. «Esto deprime los precios mundiales del algodón, así como el ingreso de los agricultores pobres en Africa Occidental y de países pobres en todo el mundo», dijo el economista jefe Nick Stern.

Esta semana negociadores de 145 países de la Organización Mundial de Comercio no lograron llegar a un acuerdo sobre cómo reducir el apoyo agrícola, haciendo peligrar las perspectivas de una ronda de comercio mundial programada para ser completada el año entrante. «La falta de disposición a negociar por parte de los países desarrollados, que siguen subsidiando fuertemente a sus sectores agrícolas y niegan acceso a sus mercados, ha hecho imposible que las negociaciones avancen», dijo Luiz Felipe de Seixas Correa, embajador de Brasil ante la OMC.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea dicen que están intentando reducir los subsidios agrícolas, que cuentan con respaldo político debido al poder de votación de los distritos rurales. Los dos mayores socios comerciales del mundo se culparon mutuamente de intentar evitar las reducciones de los subsidios. El estudio de Bread for the World dice que el comercio agrícola neto de los países en vías de desarrollo se triplicaría a $ 60.000 millones al año si los subsidios fueran eliminados, lo que elevaría el ingreso de los agricultores pobres en $ 26.000 millones. Las ganancias estimadas para todos los países con la eliminación de los subsidios y los aranceles en los países desarrollados serían de unos $ 100.000 millones, dijo el grupo.

Temas en esta nota