Excesos y Déficit en la Región Pampeana

Las lluvias en lo que va del mes de abril se concentraron en el norte de Santa Fe, sur de Corrientes y norte de Entre Ríos

09deAbrilde2003a las17:10

Las lluvias en lo que va del mes de abril se concentraron en el norte de Santa Fe, sur de Corrientes y norte de Entre Ríos (ver figura 1). En menor medida, también en la zona de Tandil. Hoy se están registrando algunas lluvias en Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. En La Pampa, sudoeste de Córdoba, San Luis y sudoeste de Buenos Aires se acumularon menos de 10 mm en los primeros días de abril.

En el mes de marzo en la región pampeana la distribución de las lluvias tampoco fue muy adecuada: al igual que en febrero se observan grandes áreas con déficit anteriores, que no fueron compensadas con lluvias abundantes, continuando la sequía, aunque atenuada y más desplazada hacia el sudoeste; en el norte y nordeste del área se registraron nuevamente lluvias excesivas en zonas donde no eran necesarias. Estos excesos inciden desfavorablemente en áreas susceptibles a anegamientos como el centro-norte de Santa Fe.

El mapa de la figura 2 muestra la clasificación de las reservas actuales, en comparación con los valores normales para la fecha. La misma muestra un panorama parecido al de principios de marzo, aunque ya casi no se observan áreas con anomalías húmedas en la categoría extrema (muy húmedo), que quedaron relegadas a sectores puntuales, ahora en Marcos Juárez y Bolívar. Las reservas superiores a las normales predominan en el norte, centro y este de la región (con excepción del este bonaerense), mientras que las inferiores a las normales se siguen observando hacia el sur y sudoeste de la región.

Nuevamente las condiciones predominantemente secas continuaron favoreciendo la recuperación de algunas áreas anegadas del oeste bonaerense con un descenso del nivel de la napa freática en el extremo oeste, aunque en algunas zonas situadas en la parte centro-norte de esa región las mismas volvieron a aumentar por las abundantes lluvias que determinaron ciertos excesos.

El Niño ya se ha debilitado tanto que podríamos decir que el Pacífico Ecuatorial Central ha retornado a las condiciones normales o neutras. Las aguas más cálidas que lo normal son poco profundas y otros indicadores también muestran valores prácticamente normales. Se espera que su influencia hacia lluvias inferiores a las normales en el NOA desaparezca a partir de ahora, aunque podría mantenerse un efecto residual de lluvias superiores a las normales en el NEA y noreste de la región pampeana.

Existen otros calentamientos y enfriamientos del mar más cercanos a nuestro país. Alrededor de Sudamérica predominan los calentamientos, aunque tanto éstos como el enfriamiento de la corriente de Malvinas son más bien débiles. Incluso el marcado calentamiento al este de la costa brasileña, sobre el Atlántico, se ve muy disminuido con respecto a la situación del mes pasado. La distribución de calentamientos y enfriamientos del Atlántico generan condiciones favorables para generar una circulación del este Entre Ríos y el este de Buenos Aires.

Comienza el periodo seco normal en el centro del país. Hacia el noreste de la región (Entre Ríos, Centro y norte de Santa Fe) podrían registrarse lluvias algo superiores a las normales en lo que resta de este mes, tendiendo luego a normalizarse. Para el resto de la región pampeana se prevén lluvias alrededor de valores normales, con periodos lluviosos y secos intercalados.

Las temperaturas del otoño podrían mostrar una amplitud mayor que lo normal en el centro del país (La Pampa, San Luis, sur de Córdoba, oeste de Buenos Aires), es decir, máximas algo por encima de las normales y mínimas por debajo. No se descarta la ocurrencia de heladas tempranas en esta área. En el resto de la región las temperaturas mostrarían en promedio valores normales, con periódicas entradas de aire frío.

Temas en esta nota