FMI: no a los impuestos distorsivos

Recomendó eliminar cuanto antes las retenciones y el gravamen al cheque, entre otros tributos.

11deAbrilde2003a las08:20

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pretende que la Argentina elimine cuanto antes los gravámenes distorsivos, como las retenciones a la exportación y el impuesto a los débitos y créditos en cuenta corriente (ITF), entre otros. Una misión del FMI dejó en el escritorio del secretario de Hacienda, Jorge Sarghini, el informe que recomienda "una reducción y eliminación" de los tributos más distorsivos. Según pudo saber LA NACION, los técnicos del organismo multilateral de crédito consideran que el Gobierno debe apoyarse sobre los impuestos tradicionales y tratar de eliminar las retenciones, ganancia mínima presunta y el ITF, entre otros.

Sarghini también recibió un trabajode los integrantes del Departamento de Asuntos Fiscales del Fondo Monetario, que conduce Teresa Ter-Minassian, sobre la reforma de la coparticipación federal.

El documento recomienda:

Establecer una mayor correspondencia fiscal entre la Nación y las provincias, otorgándoles más potestad para recaudar.

Establecer un claro sistema de premios y castigos.

Limpiar el laberinto de la coparticipación. En diálogo con LA NACION, Sarghini se negó a comentar los detalles de estos informes reservados, pero aclaró que se trata de conclusiones que no condicionan el actual acuerdo firmado con el organismo de crédito. Los papeles de trabajo, detalló, serán tomados en cuenta en la discusión de un programa de más largo plazo. De todos modos, el funcionario opinó que tanto la reforma tributaria como los cambios a la coparticipación son fundamentales para el próximo gobierno.

"Hay que ir hacia sistemas más simples y pedirle menos a la coparticipación propiamente dicha para armar un sistema de coordinación fiscal", indicó Sarghini, que tal vez participe en el debate de estas leyes como futuro legislador nacional.

Mientras tanto, el funcionario indicó que la recaudación de este mes ascenderá a $ 4800 millones, muy cerca del resultado alcanzado en marzo último, y un 71% por encima del mismo mes del año pasado. En particular, el fisco aguarda que el impuesto a las ganancias -que en abril de 2002 aportó $ 433 millones- este mes totalice unos 800 millones de pesos por el efecto inflacionario.

De este modo, el fisco podrá cumplir con la meta indicativa de superávit este mes y avanzar en el cumplimiento de las pautas para el segundo trimestre comprometidas ante el Fondo Monetario. En mayo, adelantó Sarghini, "la recaudación exhibirá un quiebre positivo".

-¿No hay un efecto perjudicial sobre la recaudación por la apreciación del peso?

-En el corto plazo puede tener algún costo fiscal, pero hay que mirar el fenómeno en términos intertemporales y esta perspectiva permite ver que con un dólar más bajo mejora la recaudación.

"De hecho -agregó Sarghini-, durante el segundo semestre de 2002 y el primer trimestre de 2003 la recaudación fue similar a lo esperado a pesar de que el tipo de cambio y la inflación fueron menores a los niveles previstos, debido a la mejora en la economía."

Para garantizar una transición ordenada, en mayo el equipo económico "sólo pagará salarios, jubilaciones y transferencias a las provincias", dejando a un costado al resto de los acreedores del Estado. "La intención es que el gobierno que llegue tenga caja suficiente como para poder arrancar con tranquilidad", explicó.

Sarghini informó que se van a realizar pagos al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en los próximos 30 días que "deberían compensarse con un ingreso de fondos por parte de estos organismos. "En la primera parte del año hubo un egreso neto de fondos a los organismos de crédito, pero a fines de 2003 el flujo va a quedar equilibrado, así que en la segunda parte del año la situación debería ser más cómoda para

Temas en esta nota