Soja: Brasil aumenta 30% sus exportaciones

Las ventas totalizarían los u$s 7,9 mil millones en esta temporada, 30% por encima de las de 2002.

14deAbrilde2003a las08:04

 

Paradójicamente, las disponibilidades de soja en Brasil resultan actualmente limitadas. No obstante una cosecha récord, la escasa capacidad logística para sostenerla determina cambios a otros orígenes por parte de importantes clientes, como China y España, países que deben seguir recurriendo a la inmediatez del embarque en puertos norteamericanos. La actividad de cosecha en Brasil superó la primera mitad y, aunque no existe tanta congestión de camiones a la descarga en Paranagua como a principios de este mes, las demoras para embarcar exceden los 15 días. Brasil superará a los EE.UU. en esta temporada en lo referido a exportaciones de soja y sus derivados.

En este sentido, ABIOVE proyecta que las ventas en estos rubros totalizarían los u$s 7,9 mil millones en esta temporada, 30% por encima de las de 2002.

La campaña de nuestro país, por su parte, ha hecho bastante poco por evitar que la ventana de oportunidad de las exportaciones de los EE.UU. se cerrara. El corto plazo que media para las elecciones y los buenos precios que se vienen observando en el mercado internacional mantienen alejados a los productores de nuestro país de los canales comerciales. Nuestros productores han vendido la cosecha fina con cuentagotas, algo que amenaza con repetirse en la cosecha gruesa, ya iniciada.

La actividad de los fondos de materias primas en el mercado de soja sigue siendo intensa.

Estos actores dominan por completo el escenario de precios en Chicago, que registró nuevos altos para las posiciones de cosecha vieja. Puede hablarse, entonces, de una suba «fuera de programa», dadas las expectativas bajistas que despertaban las disponibilidades sudamericanas en esta campaña récord.

• Proyección

El USDA no retocó sus cifras de producción para la región, manteniendo sus proyecciones en 51 millones de toneladas para Brasil y 35 millones para la Argentina. El mercado mundial de harina de soja de esta temporada estará dominado por las disponibilidades que existan en Sudamérica y, particularmente, en nuestro país. Si bien es cierto que la producción de harina de soja creció abruptamente en China durante la temporada pasada, la expansión del mercado doméstico de este producto lo convierte en fuerte dependiente de las importaciones, y es muy probable entonces que esto prosiga durante esta campaña.

Las exportaciones de harina de soja de la India cayeron como consecuencia de la baja producción y de la fuerte retención de los productores de aquel país. Lo que abre un interrogante con respecto al comercio de harina de soja es la situación de la economía global, pues este producto es altamente dependiente de ella.

En líneas generales, se espera un lento crecimiento en este año, pero la incertidumbre posbélica convierte todo pronóstico en impreciso.

La siembra de semillas oleaginosas en los EE.UU. disminuirá en todos los casos, con la sola excepción del algodón. La siembra de este cultivo crecerá 2,1% con respecto a 2002. En cambio, la siembra de maní cae 8,4%; la de soja, 0,8%; la de girasol, 2,6%; la de canola, 14,4%; y la de lino, 1,1%. En cuanto a los granos forrajeros, la siembra de maíz permanecerá prácticamente sin cambios, la de sorgo declinará 1,3%, la de avena caerá 3,5% y la de cebada crecerá 6%. Finalmente, la siembra con trigo de invierno crecerá 6,2% y la de trigo de primavera retrocederá 6,6%.

El informe mensual del USDA sobre oferta y demanda no ofreció mayores sorpresas. Los stocks finales de soja de los EE.UU. fueron recortados, tal como estaba previsto, y ellos representan hoy 9% menos que los reportados durante marzo, como consecuencia de un incremento de 3,6% en las exportaciones.

En trigo, los stocks finales norteamericanos también declinan 4,3% con respecto a marzo. Hubo un crecimiento del consumo

Temas en esta nota