Respuestas negativas

La presión impositiva no disminuirá para el campo. Por lo menos hasta que asuma el próximo gobierno y se pueda reanudar el diálogo que, el martes último, quedó roto con el duhaldismo.

Por
19deAbrilde2003a las09:05

Por Héctor Müller
De la Redacción de LA NACION

El lunes, a las 19.25, un vocero de la Casa de Gobierno dijo a LA NACION que la reunión prevista para el día siguiente entre el Presidente y los dirigentes de las cuatro entidades más representativas del campo "no estaba confirmada ni descartada". Desde el lado del campo se aseguraba que el encuentro se iba a realizar. Faltaba decidir sólo la hora.

Finalmente, nada de esto ocurrió. No hubo reunión alguna. Sin embargo, se escucharon respuestas y fueron absolutamente negativas para el campo.

El martes por la mañana, Duhalde presidió la reunión de gabinete en la que se analizaron diversos temas. Entre ellos, los reclamos del campo, que pasaban principalmente por la carga impositiva.

Pero no hubo resultados positivos. La respuesta de Duhalde fue contundente. El Presidente rechazó totalmente los pedidos del sector. Principalmente aquel que solicitaba una prórroga de 90 días para el pago del impuesto a las ganancias. En ese lapso se pretendía lograr una cláusula de ajuste por inflación que contemplara las existencias iniciales de los productores.

En contra

Pero predominó la posición del ministro de Economía, Roberto Lavagna, que, se sabía, está en contra de todo tipo de ajuste en ese sentido.

Duhalde sostuvo que la Argentina es uno de los países donde se pagan menos impuestos y que no se podía, por lo tanto, beneficiar a un sector porque hay otros que atraviesan todavía por más dificultades que el campo.

La reacción no se hizo esperar. A las respuestas del primer mandatario, los dirigentes del campo le sumaron el hecho de que el Presidente no los tuviera anotados en su agenda del día. Se incumplía así con una promesa que les había hecho 15 días atrás: la de hablar con Lavagna para tratar de aliviar la fuerte presión impositiva y recibirlos a su regreso del viaje por Europa. Nada de eso sucedió. Tampoco las respuestas fueron las que se esperaban oír.

Por lo tanto, sumamente molestos, los titulares de la Sociedad Rural, Confederaciones Rurales, Coninagro y Federación Agraria se reunieron a partir de las 14.30 en la sede de esta ultima entidad, convocaron a una conferencia de prensa para las 15.30 y dieron a conocer un comunicado en el que se destacaba el "repudio" por la actitud del Gobierno de desconocer los legítimos reclamos fiscales y financieros del campo. A su vez, anunciaron la interrupción del diálogo con las actuales autoridades hasta tanto asuma la nueva administración.

Agregaron algo más: "No apoyamos esta política económica que da la espalda a la producción y menos aún su continuidad".

Sin nombrarlo, la palabra "continuidad" sonó como una advertencia que el campo le dirigía directamente al candidato santacruceño Néstor Kirchner, que, como se sabe, cuenta con el firme respaldo del presidente Duhalde y ya sumó a sus filas al ministro Lavagna para que lo acompañe al frente del Palacio de Hacienda en caso de triunfar en las próximas elecciones.

La Sociedad Rural Argentina cursó invitaciones a los principales candidatos a la presidencia para que expusieran sobre los lineamientos de la política agrope

Temas en esta nota