Campaña 200/2003: El perfil adecuado

La cantidad de agua que pueda almacenar el suelo será determinante para que el trigo entre con el pie derecho en el ciclo agrícola 2003/2004 en la provincia.

25deAbrilde2003a las08:13

La cantidad de agua que pueda almacenar el suelo será determinante para que el trigo entre con el pie derecho en el ciclo agrícola 2003/2004 en la provincia. El otoño húmedo que se esperaba en los umbrales de la campaña, irá perdiendo intensidad, para dar paso a un año con precipitaciones normales.

“Todavía tenemos por delante un mes de abril y mayo con perspectivas de lluvias. Es probable que haya una buena recarga del perfil al momento de la siembra”, explicó a La Voz del Campo César Rebella, director del Instituto de Clima y Agua del Inta Castelar.

En este escenario, la región triguera núcleo no tendría inconvenientes para comenzar con la siembra.

Sin embargo, algunas zonas de la provincia que habían adoptado el cultivo en las últimas campañas podrían verse complicadas por la falta de humedad suficiente. Lotes próximos a Río Cuarto, Adelia María y General Cabrera muestran hoy un déficit hídrico importante, que obligará a esperar hasta último momento para definir la siembra. El diagnóstico se repite en algunas sementeras del norte.

Mientras la influencia del Niño parece perder fuerza para dar lugar a una Niña moderada, la humedad se esfuerza por seguir presente. Un centro de baja presión, generado en el océano Atlántico, provoca por estos días el ingreso de viento en la Patagonia Norte, que moviliza nubes y llega a la región pampeana con lluvias.

Los últimos golpes de agua otoñales darán paso a un invierno más seco y frío que el anterior, como preámbulo de una primavera con precipitaciones aleatorias y con riesgos de heladas tardías.

“Bajo estas condiciones habrá que extremar los recaudos en el manejo del cultivo, principalmente para definir ciclo y fechas de siembra”, aclaró el especialista.

La incidencia de un año neutro permitirá recuperar algunos suelos con napas altas y bajar la incidencia de enfermedades fúngicas.

Evaluación económica

Clima mediante, el trigo también se juega en los números su ingreso en la canasta agrícola.

De acuerdo con un informe sobre perspectiva y análisis económico realizado por Carlos Ghida Daza, técnico del área de Economía, Estadísticas e Informática del Inta Marcos Juárez, el cultivo mantendrá en la futura campaña la situación favorable a partir de la devaluación.

“Las perspectivas de una situación económica similar a la campaña pasada en cuanto a precios, unido a la importancia del cereal para la sustentabilidad agronómica y económica de la empresa, hacen que no se deba descuidar la inclusión del trigo en los planteos productivos”, dice el técnico.

Las variables físicas del mercado mundial permiten proyectar la tendencia futura del precio, y facilitan una primera aproximación al posible comportamiento de las cotizaciones internas.

Entre los ciclos 1996/97 y 2002/2003, se observa una tendencia decreciente en la producción mundial y un crecimiento leve del consumo (ver gráfico en página 3).

Esto afecta los stocks finales que, consecuentemente, muestran una disminución leve en los últimos ciclos.

En el último ejercicio 2002/03 se produjeron alteraciones en los precios internos por cambios bruscos en los pronósticos de las variables. De este modo entre mayo y setiembre de 2002 disminuyó la estimación de producción global esperada en 26 millones de toneladas, lo cual provocó subas de importancia en el precio.

A su vez, entre octubre y noviembre del mismo año aumentó la proyección de stocks en 41 millones de toneladas fundamentalmente por correcciones en los datos de China lo cual deprimió los precios hacia fines de 2002.

Según el reciente Congreso de Perspectivas 2003/04 realizado en Estados Unidos, se prevé un leve incremento de la producc

Temas en esta nota