Dicen en el campo

Que se considera un «fuerte error» de apreciación política el que cometieron la Sociedad Rural Argentina y CRA al «desairar», la semana pasada, al secretario de Agricultura, Haroldo Lebed

30deAbrilde2003a las08:53

... que se considera un «fuerte error» de apreciación política el que cometieron la Sociedad Rural Argentina y CRA al «desairar», la semana pasada, al secretario de Agricultura, Haroldo Lebed, a la sazón, unos de los pocos funcionarios del área oficial que siguió receptando las inquietudes de los agropecuarios. El hecho es que, a pesar de la reunión secreta (o no tanto) del domingo de Pascua a la que concurrieron todos los titulares de las 4 entidades, y del compromiso celebrado ese día de volver a encontrarse -ahora oficial y públicamente-el martes siguiente, ni Manuel Cabanellas, ni Luciano Miguens se hicieron presentes. En el primer caso, aparentemente, el mandato de la entidad ya era público, pero en caso de la Rural parece que se produjo algún «cortocircuito» en la Directiva cuando trascendió la reunión de Pascua y, finalmente, el presidente de la entidad no obtuvo acuerdo para concurrir al compromiso que había asumido. Ahora, a la luz de los resultados electorales y ante la posibilidad de que, de imponerse Néstor Kirchner, varios funcionarios del duhaldismo retengan sus cargos (entre ellos, Lebed), la lectura es bastante distinta y complicaría la relación de estas entidades con el sector oficial.

... que en todos lados se barajan nombres para los eventuales equipos de uno y otro grupo. En el caso del oficialismo, si bien la titularidad de Agricultura se mantendría sin cambios, al menos hasta setiembre u octubre, no ocurriría lo mismo con varias de las subsecretarías, el INTA y otros organismos. Se sabe que, desde el vamos, Lebed prácticamente no pudo poner ninguno de sus funcionarios y ahora sería la oportunidad de «ajustar» gestiones, aunque, por caso, no se sabe aún cuánto puede pesar, por ejemplo, la opinión del gobernador jujeño, Eduardo Fellner, que manejó buena parte de la campaña de Kirchner en el NOA, para mantener a Marcelo Quevedo Carrillo (que además es su pariente) en el cargo que ostenta actualmente. Mientras que en el SENASA no habría cambios (se menciona, entre otras cosas, la inconveniencia de hacerlos en medio de la campaña antiaftosa), el INTA correría distinta suerte, en buena parte, por la propia decisión de su titular, Carlos Vuegen, hombre de la Federación Agraria entrerriana, cuya decisión de alejarse ya estaría tomada. Pero todo este esquema «kirchneriano» también tendría «ajustes» por el lado del Ministerio de la Producción, donde, según ya adelantó el titular de Economía, Roberto Lavagna, «debe» haber un hombre que no presente conflictos con Economía o, de lo contrario, debe reformularse esa área. Lo que queda claro para los hombre del campo es que, de imponerse Kirchner sobre Carlos Menem, es poco o nada lo que el campo puede esperar respecto de impuestos o retenciones, ya que Lavagna fue terminante al respecto. «Estoy dispuesto a sentarme a conversar de impuestos, pero si habláramos también de la evasión en el sector», habría sido el mensaje que mandó la semana pasada a las entidades y sobre el cual nadie parece haber recogido el guante todavía. Algunos, incluso, creen que las retenciones no sólo no bajarían, sino que pueden llegar a subir, a pesar del «compromiso» de Kirchner en contrario.

... que, mientras tanto, los productores, cuyos «tiempos» productivos son bastante distintos de los de los políticos, siguen enfrentando varios avatares y el clima no es el menor. De hecho, las nuevas inundaciones en la Mesopotamia y Santa Fe amenazan, entre otras cosas, con hacer recrudecer el conflicto de intereses interprovincial en plena Pampa Húmeda, donde, además del Salado, los desbordes de La Picasa pueden sobrepasar todas las discusiones de drenaje aguas arriba o abajo en que se incurrió (¿o perdió tiempo?) en los últimos meses.

Temas en esta nota