Atribuyen inundaciones a la tala indiscriminada

Dicen que los desbordes de ríos como el Salado en Santa Fe se deben en gran parte a la tala indiscriminada para convertir esas tierras en zonas aptas para cultivos.

Por
05deMayode2003a las08:45

Señalan como culpables a las grandes empresas de cereales transgénicos, “asociados a dirigentes políticos y autoridades de contralor forestal”, entre otros.

En un documento difundido días atrás el Movimiento de Campesinos de Santiago del Estero (Mocase) denunció que la inundación producida en Santa Fe por el desborde del río Salado, así como las que se producen en Bolivia, Brasil, Paraguay y Argentina, se deben en gran parte a la tala indiscriminada de árboles para convertir esas tierras en zonas aptas para cultivos.

“En este drama social hay causas y responsables. Las causas se han insinuado, pero escondiendo realidades, verdades grandes, o más grandes que esta inundación que padece el pueblo santafesino, inmensas como este desastre: la destrucción irracional de los bosques de la región Chaqueña y de la Cuña Boscosa”, aseguró el Mocase en un comunicado.

En ese sentido, el dirigente Angel Strapasón dijo que “se han mencionado causas valederas: la corriente del Niño, la cantidad de lluvia caída en la cuenca del Salado, el calentamiento global del planeta, pero se ha obviado o escondido que en el Chaco santiagueño y santafesino y la cuenca del Salado se está destruyendo el bosque de algarrobos, quebrachos, mistoles, breas, itines, y su inmensa riqueza alimentaria y maderera”.

“Hay mucho para debatir —sostuvo Strapasón— pero en este momento quizá nos aprieta en lo inmediato la solidaridad concreta de miles de familias que están sin nada. Las aguas furiosas les llevaron todo, hasta los sueños. Pero esas aguas quizás sean un grito inmenso a la reflexión que necesitaremos, para encaminar el horizonte futuro”.

PROTECCIÓN DE BOSQUES. El dirigente opinó que “los bosques, constituyen un valor estratégico que debe entrar en la agenda económica y productiva de cualquier proyecto político que se precie de tal, para éste y los gobiernos futuros, municipales, provinciales y nacionales”.

“Por lo pronto hay que decir que el Gran Chaco es una región que involucra a Bolivia, Paraguay, Brasil y Argentina”, dijo, y consideró que “hoy la madre naturaleza castiga al hombre por los daños que le ha hecho durante tantos años de sucios negocios hacia nuestro ecosistema”.

“Hay responsables y culpables: son las grandes empresas de cereales transgénicos, asociados a dirigentes políticos provinciales y nacionales, autoridades de contralor forestal, empresas de desmontes con grandes topadoras, que pasan por arriba de la vida y de las leyes”, señaló Strapasón.

El dirigente agregó que la Ley 13.273, su reglamentación y sus leyes modificatorias “no ponen un freno al progreso”, sino que “impulsan y aportan a un proyecto de desarrollo económico, social, político y cultural, en un marco amplio de lucha contra la desertificación”.

“La maximización de la ganancia, el sálvese quien pueda, realiza una complicidad entre productores, empresarios, multinacionales y gobernantes que tras el argumento único y falaz economicista, pasa por arriba de toda ley y norma. Nos arrinconan y obligan a aceptar, un único y determinista modelo agropecuario y económico para la solución argentina”, consideró finalmente.

Temas en esta nota

    Load More