Frigoríficos: el objetivo es hoy reabrir más mercados

La industria reclama un plan sanitario regional y de prevención contra la aftosa

08deMayode2003a las08:31

El Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC) es una nueva institución gremial empresaria, que agrupa a 95% de las exportaciones cárnicas del país, con una facturación de exportaciones de u$s 400.000 millones anuales, 11.000 personas en relación de dependencia, con una faena de 2,7 millones de cabezas bovinas por año, exportando en la actualidad a 140 países.

Fue recientemente constituida con el objetivo de construir una política de exportaciones cárnicas que genere riqueza y bienestar para toda la cadena, desde el productor al consumidor, aportando sustanciales divisas que ingresen al país y beneficien a la sociedad en su conjunto.

Las empresas integrantes del consorcio entienden que la cooperación entre ellas, con otras entidades del sector, y con las autoridades gubernamentales, es el camino para ejecutar eficazmente un programa de crecimiento, que genere valor agregado y empleo calificado a nivel nacional.

El ABC pretende constituirse en un complejo agroindustrial altamente competitivo orientado a satisfacer la demanda del mercado global de productos de la industria bovina, en el convencimiento de que las exportaciones cárnicas son el medio idóneo para apuntalar el crecimiento del país.

• La situación sanitaria: se ha producido en los últimos tiempos un marcado incremento en los procesos de fiscalización sanitaria y documental por parte de los países compradores a la industria frigorífica exportadora argentina, esta actitud que muchos comentan no tiene fundamentos valederos, está por el contrario avalada por una irrefutable realidad: lo ocurrido en el país con la reaparición de la fiebre aftosa. De este incidente sanitario en adelante se exigen permanentemente y de manera categórica al Servicio Sanitario Nacional garantías en la faena y elaboración de los productos cárnicos que satisfagan, sin ningún tipo de dudas, las exigencias de los países compradores (en caso de no cumplirse) pueden poner en riesgo el acceso a los mencionados mercados).

En tal sentido, la actitud del SENASA debe apuntar a dar cumplimiento a estos requerimientos con todos los medios a su alcance, tomando las decisiones que correspondan a la altura de las circunstancias por mas drásticos que sean su cumplimiento e implementación. Se debe elaborar y aplicar un plan preventivo de rein-greso de aftosa y un plan regional de erradicación de la enfermedad en todo el Mercosur, buscar asesoramiento de expertos, prohibir el uso de promotores de crecimiento en el ganado, ajustar la aplicación del plan Creha, corregir la certificación sanitaria y controlar las disposiciones relacionadas al sistema de trazabilidad. Del cumplimiento y desarrollo de estos aspectos depende otra gran materia a ejecutar que consiste en completar la reapertura de mercados.

• Cuotas de exportación: hoy en día el único mercado cuotificado es la Unión Europea, con un volumen para el próximo período de 28.000 toneladas de cortes de alta calidad. En tal sentido existen en materia de distribución tres aspectos fundamentales a considerar en la adjudicación; transparencia y previsibilidad, seguridad jurídica, reconocimiento al esfuerzo exportador. Sin lugar a dudas la norma distributiva debe otorgar garantía de transparencia erradicando de plano todo elemento distorsivo y direccionado a determinadas empresas, como conceptos de regionalidad, mínimos igualitarios, etc.

• Medidas cautelares

En otro orden de cosas existen adjudicaciones impuestas por medidas cautelares que alteran los principios de distribución y determinan una equivocada y errática injerencia del Poder Judicial en el Poder Ejecutivo, apropiándose de una sustancial porción de la cuota adjudicada en desmedro del empeño y trabajo de los demás operadores. Por último debe considerarse como factor y elemento prioritario e

Temas en esta nota