Nueva queja de Brasil por el azúcar

El ministro de Planeamiento brasileño dijo que se debe mirar "el interés global y no el puntual"También se opuso a la propuesta argentina de crear bandas cambiarias

13deMayode2003a las08:02

El ministro de Planeamiento brasileño, Guido Mantega, reclamó el fin de los aranceles argentinos a la importación de azúcar desde su país. Espera que el próximo gobierno lo resuelva. "Tenemos que evitar obstáculos al comercio. Si uno pone una tasa, el otro pone otra, y el comercio así no anda. Hay que mirar el interés global y no el puntual", advirtió ayer durante una entrevista con LA NACION, antes de reunirse con el ministro de Economía argentino, Roberto Lavagna.

Al referirse a la gestión del presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, señaló que logró reducir la inflación, el peso de la deuda (del 65% en relación con el PBI al 52%) y el riesgo país (a menos de 800 puntos). Llega la hora del plan de desarrollo para los próximos 4 años, que involucrará obras de infraestructura para mejorar la comunicación terrestre con la Argentina, afirmó.

"Es necesario mejorar el corredor Mercosur, especialmente las rutas, pero también los ferrocarriles", expresó Mantega, uno de los economistas del Partido de los Trabajadores (PT) que impulsaron a Lula a dar un giro hacia la moderación en la campaña electoral. "Podemos compartir más electricidad, más gas", ejemplificó.

El gobierno de Lula discutirá ahora el plan plurianual de desarrollo. El programa contempla inversión en infraestructura en lo social y en las economías regionales. "Debemos pasar de un crecimiento del 1,5 o 2% al 4%, y para esto es necesario hacer políticas públicas. El Estado actuará con obras o atrayendo inversores para hacerlas, pues tiene pocos recursos. No queremos un Estado intervencionista, pero sí con políticas industriales, agrícolas y de comercio exterior", dijo.

"No sé si esta segunda etapa terminará con el romance con los mercados: habrá un matrimonio o un divorcio -ironizó-. Es una fase de consolidación necesaria para crecer y reducir la vulnerabilidad externa. No sé si eso es malo para los mercados."

El funcionario auguró que en la Argentina se repetirá un proceso electoral similar al brasileño: "En Brasil hubo una importante renovación política, con un gobierno votado por más del 60% y que convocó a la unión nacional. Es importante que haya concertación política. No se resuelve lo económico sin lo político. Tal vez la Argentina esté en una situación semejante".

Mantega ratificó el rechazo brasileño a la propuesta de la Argentina de crear bandas para mantener la paridad cambiaria con Brasil. "Hoy tenemos cambios fluctuantes y es bueno que las monedas fluctúen hasta encontrar el punto de equilibrio. Nosotros tenemos un problema de vulnerabilidad externa, falta dinamismo en nuestras exportaciones y sólo ahora estamos recuperando competitividad."

Mantega consideró que en un futuro "más distante" se podrá avanzar a la convergencia monetaria. Antes de ello, deberán coordinarse las políticas fiscal y monetaria. "Pero es un largo proceso de años."

De la Redacción de LA NACION

¿Tango brasileño?

"Dicen que el tango es argentino, pero no es verdad. El tango nació en España y fue llevado a Africa y después traído a Brasil. Marineros brasileños llevaron el tango a la Argentina, pero los mayores compositores y cantantes de tango son brasileños y uruguayos, como Carlos Gardel. Es pura propaganda que el tango es argentino."

Tal áspero revisionismo cultural fue realizado nada menos que por el ministro de Agricultura brasileño, Roberto Rodrigues. El ministro llegó a la discusión acerca del origen del tango durante una conferencia sobre agronegocios en el interior de San Pablo, para profesores de colegios secundarios. El contexto era una serie de críticas a la Argentina por haber arancelado este añ

Temas en esta nota