Trigo: comienza un nuevo ciclo para la producción

La decisión oficial se traducirá en mayor valor agregado para las exportaciones trigueras.

Por
21deMayode2003a las08:30

Se trata de una medida largamente reclamada por el sector agropecuario. La clasificación productiva se aplica en países que, por esa razón, están mejor posicionados a la hora de ofrecer la mercadería en los mercados internacionales.

La producción triguera nacional ingresará en una nueva etapa tras la decisión oficial, ya reglamentada, de trabajar para definir clasificaciones por calidad para el cereal, en una iniciativa que permitirá dar mayor competitividad a las siembras y cosechas futuras del grano, para optimizar su comercialización.

Clasificar el trigo por calidad facilitará la colocación del cereal a mayores precios, de acuerdo con su respuesta industrializadora, debido a que no todos los importadores requieren el mismo tipo de grano para sus distintos requerimientos.

Asimismo, se trata de una medida largamente reclamada por el sector productivo y especialistas en economía agrícola, a raíz de las necesidades expresadas por los compradores externos, así como porque la clasificación productiva se aplica en distintos países productores de trigo que, por esa razón, están mejor posicionados a la hora de ofrecer la mercadería en los mercados mundiales.

VENTAJAS. La disposición oficial, aprobada por el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (SAGPyA), Haroldo Lebed, fue consensuada previamente con todos los operadores de la cadena comercial triguera y representa una posibilidad cierta de llegar con mayor calidad oferente a los interesados del exterior, con epicentro en la molinería brasileña, la principal demandante del cereal argentino.

Tanto desde la SAGPyA como desde el sector privado -productores, acopio, exportación- se puso de relieve que la demanda triguera internacional es cada vez más selectiva.

Las mismas fuentes consultadas recordaron, además, que Argentina vende su producción anual de trigo en la modalidad mezcla, que resta valor comercial y competitividad a la colocación externa del grano.

RIESGO. Vale recordar que la casi totalidad de los países productores de trigo ya han incorporado esos controles de calidad en la producción del cereal, por lo cual el ingreso del grano argentino correría riesgo cada vez mayor de perder posiciones en las plazas internacionales a las que ahora llega.

Además, también se supo que las estaciones experimentales del INTA ya están trabajando en la perfección de variedades por bandas de calidad proteica, así como que el ente técnico desarrolla tareas junto con los especialistas de la Asociación de Productores de Trigo, quienes ya habrían determinado la necesidad de desarrollar por lo menos tres tipos de grano, que respondan a exigencias de las plazas demandantes del mundo.

Según funcionarios de la SAGPyA, esta decisión oficial se traducirá en mayor valor agregado a las exportaciones trigueras del país y, consecuentemente, en mayores ingresos de divisas.

Temas en esta nota