Kirchner enfrenta ya discusiones por las tarifas

Apenas una semana después de asumir, Néstor Kirchner deberá definir su primer desafío respecto de las tarifas: el ente regulador del gas (Enargás) convocó a una Audiencia Pública el martes 3 de junio

Por
21deMayode2003a las09:19

Apenas una semana después de asumir, Néstor Kirchner deberá definir su primer desafío respecto de las tarifas: el ente regulador del gas (Enargás) convocó a una Audiencia Pública el martes 3 de junio, donde se discutirá el ajuste del costo del servicio durante el invierno. Las empresas pidieron subas que impactarían en hasta 70% en las boletas de los usuarios. En el ente dicen que no convalidarán aumentos de ese monto, que "el alza tendrá en cuenta la situación del país".

El debate tendrá lugar en la sede del Enargás, en Suipacha 636, Capital Federal, a partir de las 9 horas. Debería haberse realizado a fines de abril, pero el Ejecutivo en ese momento presionó sobre el ente regulador para que se postergara: no querían tomar posición sobre ese tema a días de las elecciones presidenciales.

El punto es que la Ley de Emergencia Económica pesificó 1 a 1 y congeló las tarifas de todos los servicios públicos. Pero luego Economía entendió que esa prohibición de ajustes no alcanzaba a las readecuaciones estacionales de las tarifas, los aumentos en invierno y rebajas en verano que sufren los servicios de gas y luz.

El invierno pasado, el gas subió 3,5 % en este concepto. Pero en esta ocasión, el reclamo empresario es mucho mayor.

"Es que el debate este año será mucho más abarcativo que en otros inviernos", explicó un alto ejecutivo de una de las distribuidoras de gas. Es que ahora la presión de las petroleras por ajustar el precio del gas son mayores a lo que normalmente implica la mayor demanda de los meses del frío: pretenden que ahora se incorpore el impacto de la devaluación, que hasta ahora se viene frenando.

"Los productores nos piden un aumento en el gas que va desde el ajuste de los contratos por pesificación más CER (un 100% de incremento) a la dolarización directa (casi 200% de alza)", coincidieron en tres de las mayores distribuidoras.

El precio del gas que pagan los consumidores se compone de tres elementos: lo que las distribuidoras pagan a los productores (ese precio es el que sufriría el impacto de la devaluación), el costo de la distribución y el costo del transporte desde la boca del pozo donde se lo extrae hasta el centro de consumo. Cada uno de esos rubros impacta en un tercio en la boleta. Así que una suba de 100% en gas a nivel mayorista implicaría una suba de 33% en las boletas. Y del 200%, casi 70%.

En el Enargás dicen —sin embargo— que no convalidarán aumentos de ese monto. "Serán valores acordes a la situación del país y los usuarios", aseguraron en el ente. Piensan en un esquema en el que los consumidores de menos ingresos no tengan ajuste, y los aumentos más altos caigan sobre domicilios de altos ingresos e industrias. Y también el GNC tendría un alza por arriba de la media: "ahí hay un margen muy grande de las estaciones de servicio, que subieron 20% el precio al consumidor sin que ellos hayan tenido ningún incremento".

El punto será el primer test para el Gobierno Kirchner en lo tarifario. Hasta ahora, ninguno de los hombres de su equipo se comunicó con el ente para objetar el debate.

Temas en esta nota