Ganado: Buenas expectativas para el año

El médico veterinario Andrés Cornejo, especialista en genética bovina, asesor y manager de distintas cabañas y del Centro Genético Ecogenética, es optimista respecto de cómo se moverá el mercado en el segundo semestre del año

Por
23deMayode2003a las08:27

El médico veterinario Andrés Cornejo, especialista en genética bovina, asesor y manager de distintas cabañas y del Centro Genético Ecogenética, es optimista respecto de cómo se moverá el mercado en el segundo semestre del año, cuando llegue el momento de vender y comprar los reproductores, de la mano de una recuperación de los precios de la hacienda en general para ese momento.

En principio, los ganaderos argentinos deben reponer unos 200.000 toros anualmente, pero solo entre 25 y 30 por ciento provienen del circuito comercial. El resto son los que Cornejo llama “novillos con testículos”, en referencia a los terneros del rodeo general que el productor no castra para usarlos como toros en el futuro.

El número de reproductores surge de un rodeo nacional de vacas de cría del orden de los 18 millones, que demanda entre 4 y 5 por ciento de toro para el servicio. Esto significa mantener entre 700 y 900.000 reproductores, lo cual implica, para una vida útil real de 3,5 años, reponer unos 200.000 por año.

Costumbres argentinas
Los precios de los reproductores siguen estimándose en 2 kg de novillo por kilogramo de peso vivo del reproductor. Sin embargo, cuanta más información se le suministra al comprador y más segura es, tanto más cotiza el animal. “En el remate de septiembre del año pasado, un toro para padre de plantel se vendió en 5.000 kg de novillo, mientras que buenos toros de dos años se vendieron en 1.400 kg y toritos de quince meses en 1.200 kg”, acotó el profesional.

Pero Cornejo señala que en los remates, la valoración de los compradores sigue orientándose al fenotipo. “Diría que 40% es fenotipo y 60% es la información genética, cosa que no sucede cuando se compra semen donde la única valoración posible es la información que se tiene de ese semen”, explicó.

Otra de las características de la plaza local es que por los toros de dos, e incluso de tres años, se suelen pagar proporcionalmente más que por los de un año, cuando en los Estados Unidos sucede lo contrario. “La venta de toritos de un año es algo que estamos utilizando en forma creciente”, aclaró. El profesional, con veinte años de ejercicio, se define como un productor de toros “de trabajo”, seleccionados desde y para los rodeos de cría comerciales. El grupo de cabañas, que él define como “planteles de producción de toros”, vende entre 2.000 y 2.500 reproductores por año.

 

Temas en esta nota