El FMI quiere un acuerdo largo

Planteó por primera vez que lo mejor para la Argentina sería firmar un convenio "plurianual". Pero el Gobierno prefiere uno corto hasta diciembre y dejar para el 2004 la discusión de fondo.

06deJuniode2003a las08:41

Annabella Quiroga. DE LA REDACCION DE CLARIN.

El Fondo Monetario Internacional ayer dejó en claro que tiene la intención de lograr un acuerdo de largo plazo con la Argentina. Pero se mostró dispuesto a acercar posiciones con la del ministro de Economía, Roberto Lavagna, quien plantea la conveniencia de pactar un acuerdo corto que llegue hasta diciembre y dejar la discusión de largo plazo para el año próximo.

El impulso a un convenio de largo alcance fue respaldado desde Nueva York por el Fondo Monetario y también por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Las declaraciones se produjeron al mismo tiempo que una misión del FMI negocia en Buenos Aires la aprobación de la segunda revisión del acuerdo vigente, que quedó en suspenso luego que el Gobierno se negó a vetar la prórroga de las ejecuciones hipotecarias.

"Desde nuestro punto de vista, un acuerdo multianual es la mejor manera de avanzar. Pero tenemos que ver qué prefiere el Gobierno", dijo ayer el jefe del Departamento del Hemisferio Occidental, Anoop Singh. Así dejó claro que la intención del Fondo es buscar un acuerdo que se extienda por más de un año. En declaraciones a los periodistas en el Consejo de las Américas aprovechó para elogiar la situación argentina al decir que "es mucho más alentadora de lo que nadie hubiera pronosticado apenas seis meses atrás".

"Esperamos empezar a negociar pronto con el Gobierno para ver cuáles son sus planes", agregó Singh.

En el mismo sentido salió a hablar John Taylor, subsecretario del Tesoro de los Estados Unidos. "Deberíamos alentar un nuevo programa sustancial, que represente una diferencia para Argentina", dijo en el mismo escenario que Singh. Y agregó que un nuevo acuerdo debe incluir reformas que permitan el desarrollo y el crecimiento en el largo plazo. Sobre la reestructuración de la deuda Taylor dijo que, a su juicio, es conveniente que sea a través de bonos que incluyan cláusulas especiales, como los emitidos por México.

Una posibilidad que evaluó el Gobierno fue firmar un acuerdo de largo plazo para reemplazar al que termina en agosto. Pero en las últimas semanas el ministro Roberto Lavagna empezó a mostrarse partidario de un acuerdo más breve, que cubra el período de setiembre a diciembre. Así lo admitió ante Clarín el domingo pasado.

El argumento del ministro es que el Gobierno todavía no está en condiciones de garantizar la aplicación de las reformas estructurales que están involucradas en un acuerdo largo. Y busca convencer al FMI de que tampoco sería conveniente para el organismo firmar un convenio que caiga en incumplimiento a poco de empezar (ver Panorama empresario, en sección opinión).

Ayer continuaron las reuniones con la misión que está en Buenos Aires, encabezada por John Dodsworth y John Thornton. Aunque el plan original era que los funcionarios se reunieran con Lavagna e inmediatamente regresaran a Washington, hubo un cambio de planes. "Como tengo una agenda muy apretada, posiblemente nos reunamos el sábado", se justificó ayer el ministro. La explicación sonó a excusa ante una negociación que parece haberse complicado. Pero anoche, a última, Economía informó que Lavagna había encontrado un hueco para reunirse hoy a las 10 con el FMI.

En las reuniones de ayer participó el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, y se volvió a tocar el tema de las ejecuciones hipotecarias. "Ahora Dodsworth y Thornton se pusieron puntillosos. Quieren tener todos los números del tema de las ejecuciones para justificar la validez del otorgamiento del waiver", sostuvo anoche un vocero de Economía. El Fondo también aprovechará para tantear el impacto de este tema en los bancos y analizar como sigue la embestida contra

Temas en esta nota