Riesgo país, cerca del brasileño

Es porque los bonos emitidos después del default, como el Boden 2012, rinden el 11% anual, casi lo mismo que la deuda brasileña. Es una renta tentadora ante las bajas tasas mundiales.

Por
12deJuniode2003a las08:16

Gustavo Bazzan. DE LA REDACCION DE CLARIN.

A 18 meses del default y el desplome del peso frente al dólar, la actualidad financiera sigue ofreciendo datos que sorprenden. Hasta ahora se asistió a estos eventos:

La dura "pelea" del Central, a fuerza de emisión de pesos, para sostener el precio del dólar lo más cerca posible de los tres pesos, después de que el peso sufrió una devaluación de casi el 70%.

El "fantasma" de la deflación (en mayo los precios bajaron 0,4%) después de haber bordeado la híper un año atrás.

La caída en picada de las tasas de interés que rinden los plazos fijos, por abundancia de depósitos en los bancos, que dejó en el olvido la fuga de capitales del bienio 2001-2002).

Ahora la nota la están dando los bonos de la deuda pública, al menos los bonos que no están en default. El precio del Boden 2012 en dólares sigue en alza. Ayer cotizó a 170 pesos, lo que equivale a 60 dólares por cada 100 de valor nominal. Eso significa que la tasa de rendimiento (la renta anual que se obtiene al comprar ese bono y mantenerlo hasta su vencimiento final, reinvirtiendo también los cupones que se paguen) ya está en el 11% anual.

Los financistas dicen que es una tasa realmente baja, tratándose de la Argentina. Tanto, subrayan, "que podría decirse que el riesgo país argentino (al menos para la deuda que no está en default) está muy cerca del riesgo país brasileño".

¿Cómo es esto? Ocurre que el 11% anual que rinde el Boden 2012 equivale a una sobretasa de 8 puntos porcentuales (800 puntos básicos) sobre un bono similar del Tesoro de los Estados Unidos. Esos 800 puntos están muy cerca de los 745 puntos básicos del riesgo país brasileño. El precio del Boden es determinante. Porque se emitieron papeles por 10.920 millones de dólares, más 1.099 del Boden 2005, según cifras oficiales.

Curiosamente, el Boden 2005, a pesar de vencer antes, rinde el 12% anual, más que el 2012. Esto es así porque los inversores identifican que hay más peligro de incumplimiento en el corto plazo.

Claro, el riesgo país que se mide según los precios de los bonos en dólares que dejaron de pagarse en enero de 2002 está mucho más arriba: 4.662 puntos básicos. Eso quiere decir que la deuda en default rinde 46,6% más que la deuda estadounidense.

Igual, los inversores se están interesando por los bonos nuevos y los viejos también. Los papeles en default treparon más del 12% sólo en lo que va de junio. Por eso el riesgo país bajó 640 puntos en diez días, y perforó el piso de 5.000 puntos.

Dólar quieto, menos compras

El interés por activos locales (bonos y acciones) mantiene alta la oferta de dólares, más allá de lo que diariamente liquidan los exportadores. Ayer el billete subió un centavo, a $ 2,84. Y el Central compró menos: 27,6 millones.

En el Central señalaron que la compra de dólares seguramente disminuirá a la par que vayan reduciéndose, como se espera, las liquidaciones de los exportadores de cereales. Se espera que eso ocurra en los próximos 30 días.

Temas en esta nota