Malo: Francia se opone a plan agrícola de UE

El plan de la Unión Europea de simplificar la forma en que los agricultores reciben subvenciones puede fracasar si Francia se opone, lo que a su vez sería un revés para la campaña del bloque de 15 países de impulsar las conversaciones mundiales sobre comercio.

Por
12deJuniode2003a las08:13

París (Bloomberg) - El plan de la Unión Europea de simplificar la forma en que los agricultores reciben subvenciones puede fracasar si Francia se opone, lo que a su vez sería un revés para la campaña del bloque de 15 países de impulsar las conversaciones mundiales sobre comercio. El proyecto de la Comisión Europea, brazo ejecutivo de la UE, consiste en reemplazar toda una serie de subvenciones agrícolas con un pago único cuyo importe no dependa del volumen de la producción, y dedicar una parte del dinero ahorrado de esta forma al desarrollo rural.

Los ministros de agricultura emprendieron ayer en Luxemburgo una serie de reuniones sobre el tema que debe continuar hasta el viernes. Es posible que el ministro de Agricultura de Francia, Herve Gaymard, trate de aguar el plan defendiendo unos pagos anuales que rondan por los 9.000 millones de euros ($ 10.500 millones) y que hacen de su país el mayor receptor de subvenciones agrícolas en Europa. La UE gastó 42.000 millones de euros en subvenciones agrícolas en el 2001. La posible oposición de Francia amenaza con socavar el objetivo de los socios comerciales de la UE, entre ellos Estados Unidos, Australia y Brasil, de que se realicen cambios en el sistema de subvenciones agrícolas para con ello reanimar las negociaciones en la Organización Mundial de Comercio y acabar con los excedentes de alimentos baratos en los mercados internacionales.

El gobierno francés dice que es necesario mantener vigentes hasta 2006 los acuerdos sobre cambios a la política agrícola del grupo que datan de 1999.

El proyecto de la UE dispone que se fije un techo a los pagos anuales a las fincas mayores y que se los vincule al acatamiento de normas sobre ecología, bienestar de los animales y salubridad de los alimentos. El grueso del dinero que se ahorre en subvenciones se destinaría a obras públicas rurales. Francia tiene algunas de los mayores campos de la UE. Según datos de la comisión, más de 30 por ciento de las fincas francesas tienen más de 50 hectáreas, frente al promedio de la UE de menos de 9 por ciento en 2000.

Temas en esta nota