Productores del mundo abogaron por los países en desarrollo ante la OMC

Piden normas justas para la liberalización agrícola

Por
17deJuniode2003a las08:11

Ginebra (EFE) - Una coalición internacional de agricultores reclamó en Ginebra por la elaboración de normas que permitan «disciplinar» a las grandes multinacionales que dominan la cadena de distribución alimentaria en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

«La concentración industrial es uno de los principales factores de distorsión del comercio internacional: de ahí la importancia de que los negociadores en la Organización Mundial del Comercio se ocupen de ese tema», señala el documento, firmado por distintas organizaciones de granjeros.

Entre éstas figuran COPACOGECA, de la Unión Europea, la Federación Canadiense de Agricultura; JA Zenchu, del Japón; las Uniones Nacionales de Granjeros de Kenia; Indonesia; Islandia; Noruega y Suiza, y organizaciones similares de Filipinas, Corea y diversos países africanos como Gambia, Guinea, Mali, Níger, Senegal y Togo.

Los granjeros firmantes del llamamiento reiteran su rechazo al primer proyecto sobre fórmulas de liberalización agrícola presentado por la presidencia del comité que negocia ese sector en la OMC porque no establece «normas justas y equitativas».

Esas asociaciones propugnan medidas de acceso a mercados que permitan a los países elegir entre reducciones arancelarias para ciertos productos agrícolas y una garantía de acceso mínimo al mercado: si un país no está dispuesto a reducir sus aranceles por el daño que pudiera causar al sector, deberá comprometerse al menos a un acceso mínimo.

También reclaman un trato especial y diferenciado que permita a los países en desarrollo proteger sus mercados locales y tener en cuenta al mismo tiempo sus necesidades en materia de seguridad alimentaria, reducción de la pobreza rural y otras preocupaciones vinculadas.

Por eso, señalan, los negociadores deben distinguir clara-mente en elAcuerdo deAgricultura entre ayudas gubernamentales destinadas a los productos consumidos en el propio país y las concedidas a los productos exportados.

• Defensa

«A los países cuya agricultura esté realmente en fase de desarrollo debería permitírseles aplicar medidas eficaces para remediar los problemas comerciales que puedan surgir cuando los productos importados y beneficiarios de subvenciones socaven sus precios o perjudiquen sus mercados», indicaron.

También denuncian que el borrador presentado por el presidente del grupo negociador en la OMC como base de negociación no aborda adecuadamente la llamada multifuncionalidad de la agricultura: desarrollo sostenible de las zonas rurales y protección del medio ambiente.

Desde la óptica europea, el danés Knud Vest, de COPACOGECA, criticó, además, los grandes sacrificios que, según él, se les exigen en ese borrador: recortes de hasta 60 por ciento propuestos en apoyos internos y aranceles cuando en la Ronda Uruguay, la UE recortó ya en 20 por ciento los primeros y en 36 por ciento, los segundos.

Pero según el vicepresidente de COPACOGECA, no sólo los agricultores europeos, sino también los de muchos pequeños países en desarrollo temen los efectos negativos de una liberalización comercial ilimitada.

«El futuro económico de esos agricultores depende más de sus propios mercados internos que de sus exportaciones a otros mercados», dijo Vest, quien agregó que el comercio mundial de productos agrícolas representó en 2000 «menos del 6 por ciento» del comercio mundial.

«Los europeos nos hemos esforzado considerablemente en garantizar que nuestros subsidios a la exportación no perjudican a los mercados de los países en desarrollo, dijo Vest, que criticó en cambio a EE.UU. por «presionar con una mano a los países para que abran sus mercados a sus exportaciones mientras con la otra aumenta los subsidios indirectos a la exportación».

Temas en esta nota