Campos promueve políticas agrarias de largo plazo

El campo atraviesa un buen momento para trazar políticas agropecuarias de largo plazo que permitan retomar las prácticas de rotación de cultivos y explotaciones mixtas e incluyan a las economías regionales como motor del crecimiento del interior del país

18deJuniode2003a las08:07

El campo atraviesa un buen momento para trazar políticas agropecuarias de largo plazo que permitan retomar las prácticas de rotación de cultivos y explotaciones mixtas e incluyan a las economías regionales como motor del crecimiento del interior del país, señaló el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Miguel Campos

El campo atraviesa un buen momento para trazar políticas agropecuarias de largo plazo que permitan retomar las prácticas de rotación de cultivos y explotaciones mixtas e incluyan a las economías regionales como motor del crecimiento del interior del país, señaló el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Miguel Campos, dice el diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca.

"Necesitamos reunir información, profundizar el conocimiento y ajustar el diagnóstico de las diferentes cadenas productivas porque, a pesar de algunas dificultades puntuales, el campo está en un buen momento para trazar políticas agropecuarias de largo plazo", dijo el funcionario al adelantar los lineamientos que busca imprimirle a su gestión.

La proyección de las exportaciones agroalimentarias con cuidado de la calidad y sanidad de nuestros productos y el fortalecimiento de las economías regionales que apuntalan los desarrollos comunitarios del interior del país son los objetivos prioritarios que alentarán la gestión del nuevo funcionario.

Campos consideró, también, su deseo de rehabilitar aunque con una estructura más dinámica el Instituto Nacional de Semillas (Inase) desactivado durante la administración radical y utilizar la biotecnología para diversificar la actividad productiva del agro.

A su vez, destacó que el virtual monocultivo imperante en amplias regiones agrícolas, por la difusión de la soja transgénica que por su bajo costo de implantación y alto precio de venta desplazó a otras producciones, no debe utilizarse para condenar a la biotecnología sino para reorientar su aplicación.

"No adoptamos la soja y algunos maíces transgénicos para quedarnos aquí, sino para seguir avanzando y con la ayuda de la biotecnología retomar las prácticas tradicionales de rotación de cultivos y explotaciones mixtas que mejoren la rentabilidad, diversifiquen riesgos y hagan sustentables a las explotaciones", aseveró.

El secretario dejó en claro que para lograr esa meta es necesario que el ritmo de la biotecnología lo marquen las necesidades del país y no sólo la conveniencia de las multinacionales que, lógicamente, desarrollan los productos que les resultan más atractivos para su negocio.

En este aspecto, Campos, prevé una fuerte participación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), cuyo presidente, Carlos Vuegen, fue confirmado en el cargo y será acompañado por Carlos Chepi, referente agropecuario del presidente Néstor Kirchner en la pasada campaña electoral, como vicepresidente.

"Con el auxilio de la biotecnología se pueden desarrollar pasturas que mejoren la rentabilidad de los tambos para que el manejo de rodeos sea un complemento rentable y atractivo de los cultivos agrícolas", se entusiasmó.

Atento al modelo de Brasil, donde se desempeñó como agregado agrícola durante la última década, Campos puntualizó que estos emprendimientos pueden ser encarados por asociaciones entre privados o del INTA con empresas del sector sin necesidad de la participación estatal.

Pero tanto para el desarrollo de estos proyectos como para el trazado de las políticas de largo plazo es fundamental profundizar el conocimiento del sector y trazar diagnósticos precisos con modelos de integración vertical y horizon

Temas en esta nota