Un juez federal ordenó al Senasa que no trabe la actividad del frigorífico Fricop

La autoridad sanitaria excluyó la semana pasada a la planta rosarina del cupo de cuota Hilton. Un conflicto en ciernes

Por
18deJuniode2003a las08:19

La Justicia Federal de Rosario hizo lugar a un planteo de los directivos del frigorífico Fricop y ordenó al Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senasa) que se abstenga de adoptar medidas que vulneren la actividad comercial y productiva de la empresa. La decisión fue tomada el miércoles 11 pero trascendió recién ayer, luego de que las autoridades sanitarias excluyeran a la firma rosarina del cupo de la cuota Hilton, que permite exportar a la Unión Europea al triple de los valores corrientes de mercado.

La resolución fue tomada por el conjuez Pedro Alegre, a cargo del juzgado federal número uno de Rosario y en ese escrito el magistrado convocó a una audiencia para mañana, en la cual deberán comparecer el ex secretario de Agricultura, Haroldo Lebed y el actual, Miguel Campos.

Voceros de la compañía puntualizaron que el Senasa dispuso excluir al Fricop, junto a otros 16 frigoríficos, apenas unas pocas horas después de haber recibido la notificación judicial que le ordenaba no avanzar en esa dirección. Los directivos del Fricop se hacen fuertes en base a una seguidilla de fallos judiciales a favor y el incumplimiento de los acuerdos alcanzados un par de meses atrás en sede judicial -con derivaciones en el fuero penal que pesan sobre los funcionarios públicos-, pero esta presión choca contra las decisiones administrativas del Senasa.

El Senasa efectuó el pasado jueves 5 una inspección a las instalaciones del Fricop en la zona sur de Rosario, en la cual verificó el incumplimiento de una serie de exigencias sanitarias planteadas en una resolución oficial. Marcelo Balleiro, a cargo de la Dirección Nacional de Fiscalización, sentenció la suspendió con fecha 11 de junio la suspensión de la certificación de exportación con destino a la Unión Europea. Este funcionario cobró notoriedad durante esa misma semana al sufrir un atentado en su casa de Adrogué, en provincia de Buenos Aires.

Directivos del Fricop admitieron la existencia de irregularidades pero consignaron que las deficiencias se debieron a un factor circunstancial, la rotura de una noria, que obligó al traslado de animales faenados en forma precaria. En su descargo, sostienen que el Senasa había sido notificado de tal contingencia.

Aunque cargan desde la faz legal los empresarios tienen interés en establecer un contacto con las autoridades del Senasa para resolver el diferendo y en tal sentido tendieron líneas hacia su titular, Bernardo Cané, que hasta ahora no obtuvieron respuesta. "Ocurre que Cané no lo puede ni ver a Arancón (el gerente de Fricop)", deslizó a La Capital uno de los funcionarios que tratan de acercar a las partes.

Ejecutivos del Fricop se reunieron ayer con directivos del gremio de la Carne, y allí advirtieron que de no mediar una solución recurrirán a un inminente ajuste del personal. Hace un par de semanas fueron reincorporados unos 67 empleados que habían sido cesanteados durante el conflicto.

El secretario de Trabajo provincial, Oscar Ercoli, anticipó que hoy planteará el tema ante el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada. En tanto, el diputado Angel Baltuzzi presentó un pedido de informes ante la Cámara de Diputados, para que el Senasa explique las razones que motivaron las sanciones a 17 frigoríficos. En el caso de Fricop, el legislador quiere saber por qué el Senasa aplicó la inhabilitación a pesar del fallo judicial, "incurriendo en una conducta antijurídica".

Temas en esta nota