Explota el negocio del popcorn

La cosecha de maíz pisingallo rondó las 130.000 toneladas. Casi todo se exporta. Empresas de los EE.UU. contratan la siembra. Los precios promedian los u$s160/t. Pero podrían caer la próxima campaña

20deJuniode2003a las08:15

Con una producción estimada de entre 120 y 130.000 toneladas, masivamente orientada hacia la comercialización externa, la Argentina se convirtió en el primer exportador mundial de maíz pisingallo o popcorn, como se lo conoce en los mercados internacionales. Pero esta explosión del negocio va de la mano de una falla en la cosecha norteamericana que de entre setiembre y octubre del 2002, que hizo que los norteamericanos tuvieran que salir del mercado.

“Se estima que los EE.UU. venían produciendo 450.000 toneladas, de las cuales 400.000 eran para consumo interno y 50.000 se exportaban. Pero el año pasado, la producción habría caído a 370.000, con lo cual tuvieron que apelar a sus stocks para satisfacer su demanda interna sin tener que importar”, señaló Horacio Fragola, gerente de la firma Farm Products, una compañía local que brinda el servicio de comercialización para la producción de tres empresas agropecuarias argentinas.

Ante este cuadro de situación, el producto argentino se tornó muy competitivo en los mercados globales. El valor FOB de la tonelada de popcorn argentino ronda los u$s300, con algunos negocios puntuales cerrados a 330 e incluso 350, mientras que el producto norteamericano cotiza a u$s400. En los tradicionales mercados latinoamericanos, la competitividad del grano local ha sido más marcada todavía debido a los menores fletes en comparación con los EE.UU. Sin embargo, para los mercados de Medio oriente, fuertes consumidores, el costo del flete juega en favor de los norteamericanos.

Negocios globales

No hay muchos grandes jugadores en el mercado global del popcorn, aparte de los EE.UU. y la Argentina. Por eso sucedió este año que exportadores norteamericanos cerraran sus negocios con terceros mercados entregando mercadería producida en la Argentina, es decir, una suerte de tercerización del farming.

Precisamente, la empresa agropecuaria Hathor, radicada en Venado Tuerto (Santa Fe), con una cosecha esta campaña en torno de las 10.000 toneladas, se integró a este sistema de producción, exportando el grano por cuenta y orden de firmas norteamericanas.

Pero pionera en esta visión global del negocio fue Weaver Company, una firma de origen familiar, radicada en Van Buren (Indiana, EE.UU.) que posee una filial en Rojas (Buenos Aires). La compañía siembra entre 18 y 20.000 hectáreas, con una produción que alcanzó 52.000 toneladas este año, de las cuales el 98% se exporta.

Otra compañía norteamericana que opera en la Argentina es la alimentaria Conagra, cuya exportación de popcorn podría haber rondado las 20.000 toneladas esta campaña. En tanto, en el tercer puesto se ubicaría Farm Products, de origen nacional, con 14.000 toneladas.

Para el productor agropecuario, la diferencia entre producir maíz convencional y pisingallo puede ubicarse entre 15 y 20% en las actuales circunstancias.
En primer término, hay que calcular que los rendimientos promedios van de 3.500 a 4.000 kg/ha en secano. En líneas generales, se acepta como válido que el rendimiento del popcorn es la mitad del de un maíz convencional, sembrado en la misma campaña y en la misma área.

Por otra parte, el precio que recibe el productor ronda los u$s160/t, según manifestaron distintos productores y empresarios consultados. Uno mencionó valores de hasta u$s180/t y otro lo ubicó algo por debajo de u$s160/t. Una de las formas en que se pacta el precio es a partir del precio del maíz común en Chicago, multiplicándolo por un coeficiente que oscila entre 1,6 y 1,7. Otra modalidad, en cambio, es tomar como referencia el precio pizarra del maíz en Rosario o Dársena de Buenos Aires y multiplicarlo por 2 o 2,1.

Respuesta a dudas

Temas en esta nota