Las sembradoras cada vez más inteligentes.

En el marco de una demostración de maquinarias en Bengolea, se exhibió una sembradora inteligente para granos gruesos, marca Agrometal.

23deJuniode2003a las08:14

El ingeniero Mario Bragachini, responsable del proyecto de Agricultura de Precisión del Inta expresó que se trata de un prototipo sobre el que se experimenta en la estación Manfredi. “Se trata de una sembradora con dosis variable de fertilizante y densidad variable de semillas con posicionamiento satelital. Es una máquina que tiene un equipamiento americano y nosotros la hemos adaptado a los tractores argentinos. Tiene la posibilidad de generar todo un sistema hidráulico independiente, dado que para adaptarlo a cualquier tractor se saca la potencia hidráulica directamente de la toma de fuerza, y se saca potencia hidráulica que luego de transmite a dos motores que hacen girar el tren cinemático de semillas y fertilizantes, y cuenta con un navegador que recibe un programa de un croquis del lote. (realizado previamente de acuerdo a la información que disponga el productor) poniendo realmente la necesidad de semillas y fertilizantes en cada sitio, loma, bajo o media loma, ya que partimos del supuesto de que las densidades promedios y las dosis promedios generalmente no son las ideales ni para la loma ni para el bajo. Entonces estos requieren una densidad y una dosis de fertilizantes para cada sector. Eso es lo que es capaz de hacer la sembradora, el satélite lo único que hace es darle la posición a la sembradora, esta busca en el navegador la prescripción que le informó el productor y hace todo en forma automática”, especificó el profesional.

¿Qué sembradora elijo?

Argentina posee un mercado potencial de 3.500 sembradoras. En el año 2002 se vendieron sembradoras por 497 millones de dólares. En el 2001 por 450 millones de dólares, y en el 2002 se produjo el récord de bajas ventas: 319 millones de dólares. Para este año se calcula que se venderán 2.800 sembradoras por 465 millones. “Es decir vamos recuperándonos, pero estamos muy lejos del año 97 en donde se vendieron 913 millones de dólares. Las ventas anuales deberían ser de 3.500 sembradoras”, apuntó Mario Bragachini.

Respecto a qué tipo de sembradora elegir, Bragachini dividió las características en cuatro zonas:

“la del norte argentino, de Jesús María hacia el Norte, donde la materia orgánica se quema con mayor facilidad y el productor termina sembrando con la humedad justa, allí lo que hay que buscar es tratar de remover lo menos posible el suelo, es fácil de cortar porque hay poco rastrojo, por eso lo más correcto es una sembradora doble disco y si tiene cuchilla turbo, hay que tratar de darle vuelta la onda y ponerle algunos flejes para que el suelo se mueva muy poco”. Agregó que “una segunda zona, la del centro, es decir nuestra zona, requiere una cuchilla turbo y un doble disco es lo que generalmente funciona. Una tercera zona es el Litoral, el noreste, allí se requiere una monodisco, porque allí hay suelos fertisoles e indudablemente si se lo trata con una cuchilla agresiva se levanta una champa y como es un suelo muy arcilloso es muy difícil sellarlo porque se seca muy rápidamente. La cuarta zona es el sur de la provincia de Buenos aires, donde tenemos una tasa de mineralización de la materia orgánica, o sea, del rastrojo, que no se descompone nunca, y se va acumulando mucha humedad año tras año. Ahí generalmente es zona fría y no solo se requiere de una cuchilla turbo si no también de un barredor de rastrojo para sembrar maíz en época”.

Al describir las diferentes zonas y las sembradoras que mejor se adaptan, Bragachini explicó porque se trata de un mercado capturado mayoritariamente por sembradoras nacionales. “Al haber cuatro zonas es muy difícil hacer cuatro tipos de sembradoras para un mercado de 3.500 sembradoras. Hoy existen 48 fabricantes, muy buenos industriales, de forma tal que la cantidad máxima qu

Temas en esta nota