Europa exige normas sanitarias muy rígidas, aseveró Cané

El endurecimiento de las normas sanitarias que determinó la inhabilitación de 17 plantas frigoríficas para exportar carne a la Unión Europea

Por
24deJuniode2003a las08:06
BUENOS AIRES (Télam) -- El endurecimiento de las normas sanitarias que determinó la inhabilitación de 17 plantas frigoríficas para exportar carne a la Unión Europea responde a las crecientes exigencias de los mercados internacionales, afirmó ayer el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Bernardo Cané.

"La resolución 1 de 2003 (en base a la cual se apartó a 17 frigoríficos del listado de habilitados para procesar cuota Hilton con destino a Europa) responde a un esquema que plantearon con mucha claridad los europeos", señaló el funcionario.

Con el mismo argumento, explicó la decisión del gobierno de los Estados Unidos de suspender temporariamente, hasta el mes de septiembre próximo, la autorización al Senasa para habilitar nuevas plantas que exporten carne cocida a ese país.

Cané indicó que el Home Land Security creado como un "megaministerio" en Estados Unidos después del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 asumió el control de cuestiones de seguridad que estaban dispersas en otras dependencias, incluido el Departamento de Agricultura (USDA).

"Los niveles de exigencias de los estadunidenses en materia de seguridad de alimentos aumentaron en forma extraordinaria", puntualizó Cané.

La medida que limita el poder del Senasa fue adoptada precisamente por el dictamen de los auditores del Food Security and Inspection Sistem (FSIS), dependiente del USDA, que inspeccionaron plantas frigoríficas y laboratorios argentinos entre los meses de marzo y abril pasado.

Los auditores regresarán en la segunda quincena de septiembre o principios de octubre y revisarán todo el sistema de control sanitario de la cadena que incluye laboratorios, campos de producción e industria.

Cada vez mayor rigor .

"Yo no lo tomaría como una cosa escandalosa", agregó el funcionario, al negar que el episodio pueda atrasar la esperada reapertura del mercado estadunidense para las carnes frescas argentinas luego de superada la crisis de la aftosa en el país.

"Más bien es un tema demostrativo de que, en general, los niveles de exigencia sanitarios de terceros países son cada vez más altos y los nuestros han sido cada vez más rigurosos", sentenció.

Al respecto, mencionó la resolución 816 del Senasa, según la cual, aún las plantas estadunidenses habilitadas por el USDA para exportar alimentos, deben ser inspeccionadas por auditores locales cuando pretenden enviar productos a Argentina.

Temas en esta nota