Movida del Renatre para apurar el registro

A la fecha menos de 7 por ciento de los empleadores se inscribieron. Ponen fecha límite antes de aplicar multas, pero prometen que no habrá persecución. Las autoridades confían en un “aluvión de anotados” a último momento

27deJuniode2003a las08:48

A través de la resolución 22/03, el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) dispuso que el 31 de julio vence el período de inscripción en este registro, sin perjuicio de que los empleadores que inicien la actividad y los trabajadores que formalicen nuevas relaciones laborales a partir de esa fecha, mantienen la obligación de la inscripción.

El Renatre, creado por ley 25.191 a fines de 1999, se formalizó recién el año pasado. Pero el ritmo de inscripciones es mucho más lento que lo esperado. Al lunes de esta semana, se llevaban inscriptos 118.161 trabajadores y 20.728 empleadores, según confirmaron desde el organismo, a solicitud de Infochacra.

Para saber si esto es mucho o poco, hay que considerar que según el último censo agropecuario del INDEC hay en el país más de 300.000 establecimientos agropecuarios. Quiere decir que un año después de haber comenzado a funcionar, sólo se había inscripto 6,7% del total.

Pero mucho más incierto es conocer cuál es el universo de trabajadores a inscribir, por el alto grado de trabajo “en negro” que se supone existe en esta actividad económica. Afiliados a la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) hay 180.000, mientras que en la obra social se registran 300.000 titulares. Pero en el gremio hablan de que habría en el país 1,2 millón de trabajadores rurales.

Habla Guerrieri

El presidente del Renatre, el abogado Abel Guerrieri, que ocupa ese cargo en representación de la Sociedad Rural Argentina, admitió en conversación con Infochacra que el ritmo de registro es lento. Sin embargo, dijo que es optimista respecto del futuro.

“Estimamos que en este momento hay unos 3.000 formularios de empleadores, en promedio, en cada una de las veintiséis delegaciones, con lo cual próximamente tendremos 80.000 establecimientos registrados más. Hay que ver que no contamos con fondos para hacer difusión del registro, que abarca a todo el país y que es algo nuevo”, señaló el directivo.

Guerrieri explicó que hasta el momento los empleadores que se inscribieron son, mayoritariamente, las grandes empresas y que por eso el número de trabajadores por empleador arroja un promedio de seis. El retraso más notorio se da en el segmento de los productores individuales o las pequeñas empresas familiares.

Sin persecución

La resolución prevé comenzar con la aplicación de las sanciones previstas en la ley, a partir del 1º de agosto, para quienes incumplan con la registración. Esto involucra desde apercibimientos hasta multas de $5.000, con penalidades extra en el caso de reincidencias.

Sin embargo, Guerrieri prácticamente descartó la posibilidad de iniciar una cacería de incumplidores y confió más en la vía de la persuasión. “No vamos a hacer eso con nuestros pares”, aseveró cuando se le preguntó si podrían llegar de improviso a los establecimientos para auditar la inscripción de los trabajadores, con el poder de policía que le confiere la ley. Así, Guerrieri dejó en claro que el Renatre representa a los empleadores. La pregunta es qué van a hacer si las inscripciones siguen siendo bajas, contradiciendo los pronósticos que manejan.

Para ello, el Renatre trabaja por estos días en un plan de fiscalización, que podría involucrar a los gobiernos provinciales, municipales u otras instituciones vinculadas con la actividad agropecuaria. “Vamos a salir a hablarles a los productores, a persuadirlos, y en eso soy optimista. A último momento habrá un aluvión de inscripciones”, opinó Guerrieri.

Para algunos dirigentes, en cambio, el Renatre no hace sino agregar más burocr

Temas en esta nota