Lavagna: si hace falta habrá más controles

Para los llamados fondos golondrinas podría establecerse el pago de un depósito que estará seis meses inmovilizado

02deJuliode2003a las08:18

El ministro prevé que el país duplicará en 15 años su renta per cápita, si se mantiene el ritmo de crecimiento
Empresarios lo elogiaron por su equilibrio, pero le pidieron políticas de Estado
El gobierno de Néstor Kirchner continúa fortaleciendo sus contactos con el empresariado. Tal como hacía cuando era gobernador de Santa Cruz, Kirchner delega en sus colaboradores la tarea de frecuentar a los hombres de negocios y así el ministro de Economía, Roberto Lavagna, almorzó ayer con unos 200 socios de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) en el hotel Inter-Continental.

Lavagna advirtió allí que, "si hace falta", el Ejecutivo establecerá "mecanismos de controles más estrictos" que los ya adoptados para el ingreso de capitales. Hoy entró en vigor el control al ingreso de capitales financieros de corto plazo del extranjero, llamados golondrina o especulativos, para que permanezcan por lo menos 180 días en la Argentina.

El titular del Palacio de Hacienda calificó la imposición a los capitales como "flexible", pero amenazó con imponer una más dura, como la de Chile, que obliga a realizar un depósito no remunerado antes del ingreso de fondos. "De acuerdo con estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI), no hay correlación entre la apertura de capitales de corto plazo y el crecimiento económico", contraatacó Lavagna, ante las críticas a la medida de economistas ortodoxos y del secretario del Tesoro norteamericano, John Snow.

"No nos interesan los capitales de corto plazo", sentenció el ministro, y alertó sobre la "tentación" de permitir su llegada. Puso como ejemplo a "China, que es una economía cerrada y en crecimiento, a diferencia de países como Jordania, Ecuador y Sudáfrica, que no crecen". "Todo pasa por un tamiz exclusivamente financiero y no casualmente (el diario británico) Financial Times afirmó que la primera medida económica que tomó el Gobierno fue la implementación del control de capitales", argumentó el ministro. La medida es "preventiva", agregó.

Lavagna se regodeó con los halagos que le dispensó el presidente de ACDE, Alejandro Preusche. "La tarea realizada por el doctor Lavagna ha influido, sin duda, en la superación de uno de los momentos más críticos de la historia de nuestro país", expuso Preusche, que destacó el "equilibrio" del ministro.

Sin embargo, el directivo expresó en el mensaje que circula por los corrillos empresarios por estos días: "Es necesario que el Gobierno defina con firmeza y claridad el rumbo para el largo plazo". Tras reclamar políticas de Estado, sumó implícitamente otra queja habitual de los hombres de negocios contra Kirchner: "ACDE quiere renovar ahora su misión de tender puentes entre la dirigencia empresarial, la política y la social. Esperamos que otras instituciones compartan esta convicción".

Preusche formuló una "advertencia importante" a todos los "dirigentes": pidió que no se olviden del bien común y la verdad. Entre los presentes estaban el economista Orlando Ferreres y los empresarios Santiago Del Sel (Zurich Seguros) y Rodolfo Ceretti (Ford), entre otros.

Renta duplicada

El ministro aprovechó el encuentro para prometer que la renta per cápita de la Argentina, US$ 3330 aproximadamente, se duplicará cada 15 años si se mantiene el actual ritmo de crecimiento anual del 4,5%. En la década del noventa había llegado a ubicarse en US$ 8800, pero ese nivel resultó insostenible.

Lavagna pronosticó que la economía crecerá este año el 5,4%, tras la caída del 10,5% de 2002. A contrapelo de los economistas que alertan sobre la desaceleración económica por la falta de inversión, el funcionario sostuvo que "el empresariado está invirtiendo". La inversión bruta fija lleva dos trimestres consecutivos de incremento, según

Temas en esta nota