El etiquetado de OGM elevará los costos

Estiman que la decisión de la UE se transformará en otra barrera comercial Según el analista Liboreiro, el impacto negativo para los productores y la cadena se notará en el corto plazo

Por
05deJuliode2003a las08:38

Desde distintos sectores de la agroindustria local coincidieron que la aprobación esta semana del Parlamento Europeo sobre la reglamentación del etiquetado de productos obtenidos a partir de organismos genéticamente modificados (OGM) traerá aparejado nuevas barreras paraarancelarias para los países exportadores, como la Argentina, y un aumento en la estructura de costos.

El director ejecutivo del Instituto de Negociaciones Agrícolas (Inai), Ernesto Liboreiro, reconoció que "en un principio se elevarán los costos y será perjudicial, no sólo para los productores sino para toda la cadena productiva", pero se mostró optimista en el largo plazo: "Es probable que a medida que pase el tiempo la decisión no signifique nada, ya que la Unión Europa se encontrará con que cientos de estos productos poseen organismos genéticamente modificados reveerá algunas de sus medidas", agregó.

El especialista señaló que la decisión del Parlamento Europeo será "perjudicial para la producción argentina". Respecto del alcance de las nuevas disposiciones, Liboreiro admitió que aún se está en la etapa de análisis y evaluación del grado en que se verá afectada la agroindustria local.


El impacto
El analista consideró que el mayor impacto será en el corto plazo, debido a que llevará un tiempo hasta que el sistema dispuesto por la Unión Europea esté aceitado. Por esta razón, adelantó que "los productores argentinos también deberán prepararse", y bregó por una discusión seria que incluya al sector público y privado para encarar el problema.

El planteo está directamente relacionado con que el 95% de los productores agropecuarios locales utiliza en sus cultivos semillas genéticamente modificadas, alcanzando la mayor incidencia en el cultivo de la soja, seguida por el maíz (40%) y un poco menos por el cultivo de algodón.

Las nuevas reglas abren la posibilidad de que siete países europeos den por terminada la moratoria que impedía la autorización para que nuevos productos con organismos genéticamente modificados ingresen a sus mercados, prohibición que fue denunciada por varias naciones exportadoras, entre ellas Argentina, ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Según la nueva reglamentación aprobada el último miércoles por los europarlamentarios, los alimentos que contengan OGM en un nivel superior al 0,9% deberán estar identificados con una etiqueta, y por debajo de ese porcentaje, se considerará que su contenido es accidental o no tendrá que estar indicado.

Además, el Parlamento determinó que por un perío

Temas en esta nota

    Load More