Hacia un evento La Niña débil

En el océano Pacífico, sobre la línea del ecuador, se observa una alternancia de pequeños núcleos cálidos y fríos.

Por
10deJuliode2003a las09:30

En el océano Pacífico, sobre la línea del ecuador, se observa una alternancia de pequeños núcleos cálidos y fríos. Queda en evidencia que hemos entrado de lleno en un periodo de neutralidad de los fenómenos del Pacífico Ecuatorial Central, es decir, no se muestran señales de El Niño ni de La Niña.


La mayor parte de los modelos numéricos indica para la primavera 2003 un estado neutro o un evento La Niña débil; para el verano 2003-2004 la mayor parte de los modelos (14 de 16) muestran la continuidad de esta situación, es decir, neutralidad o La Niña débil. Sólo un modelo muestra el desarrollo de un evento frío (La Niña) hacia comienzos del 2004.

Las consecuencias climáticas sobre nuestro país, si los pronósticos se concretan, sería un muy reducido impacto de la situación del Pacífico Ecuatorial sobre lo que aquí pueda ocurrir. Esto quiere decir que, desde el punto de vista de El Niño o La Niña, sería de esperar que el clima del próximo semestre se mantenga dentro de parámetros normales.

En cuanto a lo que sucede más cerca de nuestro país, se observa un calentamiento sobre el Pacífico cerca de la costa chilena, lo que podría incrementar la actividad de lluvias, nevadas y tormentas sobre la cordillera central.

Sobre el Atlántico se mantiene el calentamiento de la superficie del mar al este de la costa central de Brasil. Con esto, la entrada de humedad desde el norte del país podría verse reducida. Sobre la costa bonaerense se observa un fuerte calentamiento; un poco más al este se presenta un enfriamiento. Esta configuración aumentaría la probabilidad de tormentas sobre el este de Buenos Aires.

Resumiendo, para el próximo trimestre se esperan lluvias normales sobre la mayor parte de la región pampeana. Sobre el sudoeste de la misma las lluvias tenderían a acercarse a valores más normales a lo largo del mes de julio, aunque posiblemente para un restablecimiento normal haya que esperar a la primavera. Sobre le este de Buenos Aires y este de Entre Ríos las lluvias de invierno podrían superar los valores normales. No se descarta la ocurrencia de sudestadas sobre el estuario del Río de La Plata.

En cuanto a las temperaturas, se prevé que en julio las mínimas promedio comiencen a descender, con heladas en el sur de la región, que podrían extenderse en algunos casos a Córdoba y sur de Santa Fe. Las máximas rondarían los valores normales en toda la región.

Temas en esta nota

    Load More