Y sin embargo, son viables...

Más de 500 asistentes colmaron el salón de la Rural local. Allí los especialistas hicieron una puesta al día en temas como el manejo, la tecnología y las perspectivas del negocio ganadero.

14deJuliode2003a las09:19

Daniel Díaz. DE LA REDACCION DE CLARIN.

"Desde la sustentabilidad y la economía, es viable incursionar en los sistemas mixtos de agricutlura con pasturas", afirmó Carlos Kitroser, del Estudio Ganadero Pergamino. En seguida añadió que "tanto como los esquemas de agricultura permanente".

Estos conceptos sintetizan el espíritu que animó la discusión sobre los planteos productivos en campos agrícolas desarrolladas el 3 y 4 de julio durante las XIV Jornadas Ganaderas, organizadas por el Estudio y Ferias y Exposiciones Argentinas.

El encuentro que tuvo lugar en las instalaciones de la Sociedad Rural local, sirvió para que los productores incorporen herramientas estratégicas para el negocio agropecuario, y formó parte de la política de expansión y desarrollo de Feriagro Argentina, la muestra del campo que continúa manifestando su compromiso con la agroindustria (ver Calendario).

Las disertaciones se dividieron en presentaciones de casos, un seminario técnico, paneles de discusión sobre el negocio ganadero (ver Políticas...) y sobre las contradicciones empresarias (ver El debate...).

Transcribimos algunos de los principales conceptos escuchados en Pergamino.

Carlos García Ferré abrió el fuego presentando un esquema en el que entre el 20 al 33 % del área está ocupada por pasturas. "Un modelo que es flexible según los precios, basado en praderas polifítica con muy buenas cargas". Según el especialista, así le cierra mejor el negocio.

Luego fue el turno del desarrollo del sistema de Cría Bovina Intensiva (CBI), ya conocido por los lectores de Clarín Rural a cargo de Martín Correa Luna y el testimonio de tres productores.

Por su parte, Telmo Trossero aseguró que "un sistema de siembra directa de agricultura con cultivos de renta en rotación, donde el cultivo de maíz interviene en una proporción cercana al 50% del área, intercalando verdeos y un porcentaje del 15/20 % ocupado por praderas de base alfalfa en rotación, con un aprovechamiento del pastoreo directo por bovinos de cría tanto del forraje como de los rastrojos, es viable, estable y sustentable en el tiempo, manteniendo incluso una mayor biodiversidad que los sistemas agrícolas puros".

Para Fernando Eluchans, además, "el uso de rastrojos de maíz, desde el punto de vista nutricional otorga abundante volumen de forraje disponible; importante cantidad de materia seca en épocas donde es escaso el aporte de otro tipo de forrajes; y recurso para planteos de invernada con buena capacidad para adaptar al animal al consumo de grano en el inicio de la suplementación. Se aconseja realizar un pastoreo racional donde no habrá problemas en el cultivo posterior con la mayor carga en el mismo tiempo. Esto permite transferir rastrojo bajo forma de rollos suplementados, lo que es válido para derivar forrajes a épocas con menor aporte de materia seca por parte de las pasturas".

Ricardo Baumer hizo hincapié en el impacto del pisoteo de los animales ("no hay que temerle a la hacienda. Los lugares en donde mejor crecen los granos que caen de la cosechadora son en la cabecera y cerca de las aguadas. Es decir, donde hay más concentración de animales") y la descom pactación de las líneas de siembra. En este último caso proponiendo el uso de cinceles a 30 centímetros de profundidad "no todos los años, con la finalidad de romper los ''pisos'' que ser forman después de varios años en directa".

Al hablar sobre la importancia del balance catiónico, Raúl Turati explicó que es "clave para la estructura del suelo y para corregir el pH". El

Temas en esta nota