Cuestionan reforma impositiva que grava operaciones a futuro

Rechazó la Sociedad Rural Argentina el proyecto de reforma impositiva que obliga, a los cerealeros, a pagar el impuesto a las Ganancias con los valores vigentes en la plaza al momento de embarcar los granos para su exportación.

Por
18deJuliode2003a las16:46

Rechazó la Sociedad Rural Argentina el proyecto de reforma impositiva que obliga, a los cerealeros, a pagar el impuesto a las Ganancias con los valores vigentes en la plaza al momento de embarcar los granos para su exportación.

"Los productores agropecuarios se han visto ingratamente sorprendidos con un proyecto de reforma impositiva que anula en la práctica la operatoria del comercio de futuros de granos", expresó la entidad al cuestionar el proyecto que ya se encuentra en el Poder Legislativo.

La Rural aseguró que la operación en el mercado de futuros "acota notoriamente los márgenes de incertidumbre y el riesgo comercial y es una herramienta fundamental para la toma de decisiones empresarias".

"La reforma propuesta estipula que la exportación deberá pagar el Impuesto a las Ganancias de acuerdo al precio vigente en el momento de embarque, imposibilita la previsibilidad", dijo la SRA en un comunicado de prensa.

El proyecto que fogonea el Estado apunta a evitar la elusión impositiva por parte de los productores en el momento de entrega los granos al exportador.

"En forma innecesaria se genera una nueva fuente de incertidumbre en los mercados que resta ingresos a los productores, cuando se debería realizar un esfuerzo en mejorar la eficiencia en el control de la evasión", dijo la organización que conduce Luciano Miguens.

Además, advirtió que "si los exportadores y los productores no podrán concretar operaciones futuras a un precio cierto, ambos se verán privados de una fuente posible de financiamiento" en momentos en que el crédito está prácticamente ausente.

"Es indudable que, en este marco, los precios que la exportación estará dispuesta a pagar a los productores serán muy inferiores, a los que pagaría en un marco de reglas coherentes y precios ciertos", agregó el comunicado.

Y concluyó: "El costo de este nuevo atentado fiscal contra la producción de granos castiga a todos los integrantes de la cadena productiva y en particular al productor que ya, por este tema, está perdiendo cerca de 10 dólares por tonelada".

Temas en esta nota