Australia acusa a UE de no querer abrir sus mercados

Un alto funcionario del Gobierno australiano acusó hoy en Ginebra a la Unión Europea de resistirse a abrir su mercado a las exportaciones agrícolas de otros países y predijo un fracaso de la próxima reunión ministerial de septiembre en Cancún (México) si no se avanza en ese capítulo.

23deJuliode2003a las13:21

Un alto funcionario del Gobierno australiano acusó hoy en Ginebra a la Unión Europea de resistirse a abrir su mercado a las exportaciones agrícolas de otros países y predijo un fracaso de la próxima reunión ministerial de septiembre en Cancún (México) si no se avanza en ese capítulo.

El funcionario, que dijo reflejar una posición compartida por todo el grupo de Cairns de exportadores agrícolas, se quejó de que el acuerdo alcanzado por los Quince sobre la reforma de su Política Agrícola Común no se haya traducido en una revisión de la posición negociadora de Bruselas en la Organización Mundial del Comercio.

La reforma de la PAC, consistente en la parcial desvinculación de las subvenciones de la producción por explotación agrícola, se ha llevado a cabo por imperativos internos fundamentalmente, y ahora Bruselas pretende que la paguen otros, dijo el funcionario en declaraciones a la prensa.

"Otros países acometimos nuestras propias reformas internas y sin embargo no fuimos a Bruselas a que nos las pagasen la UE", agregó.

El negociador australiano defendió la posición de Cairns favorable a una fórmula que reduciría drásticamente los aranceles más altos frente a la que defienden europeos y japoneses fundamentalmente y que consiste en una reducción media arancelaria del 36 por ciento y una mínima del 15 por ciento.

Según los australianos, esta última fórmula equivaldría en la práctica a una reducción del 8 por ciento solamente del nivel de "protección efectiva" y aun menor- del 2 por ciento- en el caso de ciertos productos agrícolas sensibles para los europeos.

Si se aplica por ejemplo la fórmula propuesta por los europeos a un producto altamente protegido y por tanto sensible como es el arroz en el Japón, prácticamente no se ganará más acceso a ese mercado, señaló el funcionario australiano.

"Nosotros estamos dispuestos a trabajar sobre la base del texto del presidente del grupo negociador de agricultura (Stuart Harbinson), pero los europeos no, y, sin embargo, nos piden flexibilidad a los de Cairns", se quejó el funcionario australiano, que calificó esa reclamación "de falta de realismo.

Bruselas ha rechazado públicamente el borrador de Harbinson por "desequilibrado": divide los aranceles en bandas y aplicaría recortes mayores a los derechos de aduana más altos, lo que le aproxima a las posiciones defendidas por Estados Unidos y el grupo de Cairns, y además no tiene en cuenta suficientemente otras preocupaciones europeas como son las medioambientales.

El funcionario australiano anunció que el grupo de Cairns mantendrá una reunión en Cancún el 9 de noviembre para fijar mejor su posición en agricultura con vistas a la reunión ministerial de la OMC que debe comenzar allí al día siguiente.

Sin embargo, adelantó que los miembros latinos de Cairns- Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Paraguay y Uruguay- comparten plenamente las posiciones del resto de ese grupo de diecisiete países en el acceso a los mercados agrícolas.

Preguntado por la llamada "cláusula de paz", moratoria que expira a final de este año por la que los países se comprometieron a no aplicar medidas compensatorias para protegerse de las importaciones subvencionadas, otro funcionario australiano presente en la conferencia de prensa expresó su escepticismo sobre la posibilidad de que sea extendida si no hay acuerdo en agricultura.

"*Por qué deberíamos de renunciar a un instrumento que pueden utilizar, sin embargo, los países en los productos no agrícolas (industriales, forestales o pesc

Temas en esta nota