El SENASA dictó nuevas medidas para prevenir ls enfermedades espongiformes transmisibles.

La resolución 337/03 establece la obligatoriedad del registro y la fiscalización de las plantas que procesen desechos de origen animal de mamíferos y aves, como consecuencia de la faena y cualquier fin de uso.

Por
24deJuliode2003a las08:05

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria informa que está en vigencia la Resolución 337/03 que establece la obligatoriedad del registro y la fiscalización de las plantas que procesen desechos de origen animal de mamíferos y aves, como consecuencia de la faena y con cualquier fin de uso, en el marco del Programa Nacional de Prevención y Vigilancia de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles (EET).

La Resolución 337/03, que tiene como fin optimizar la ejecución y control de las acciones implementadas en materia de estrategias de prevención y control de los sistemas de rendering y alimentación animal, establece que las plantas deberán cumplir con los requisitos establecidos en el anexo de dicha Resolución y en el Decreto Nº 4238/68, referido a las condiciones mínimas y necesarias para el funcionamiento de las instalaciones.

Teniendo en cuenta la Resolución 901/02, (creación del Programa Nacional de Prevención y Vigilancia de las EETs de los animales), que en su artículo 8 invita a los gobiernos provinciales y municipales, a colaborar en los procedimientos preventivos, la nueva normativa faculta a la Dirección Nacional de Fiscalización Agroalimentaria del SENASA a encargarse del registro y la fiscalización de la totalidad de las plantas nacionales, provinciales y municipales y de producir, en un plazo de 90 días, el registro actualizado.

Para ello las plantas deberán conservar documentación válida sobre los insumos usados en la elaboración de productos durante un plazo no menor a 2 años, y en el caso de que los insumos sean productos, subproductos o derivados de origen animal, el plazo obligatorio para conservar la documentación será de 7 años.

Las infracciones serán sancionadas de acuerdo a lo previsto en el artículo 18 del Decreto N° 1585/96, pudiéndose proceder, incluso, a la clausura de los establecimientos, al decomiso y/o destrucción de los productos elaborados.

Para mayor información, los interesados pueden comunicarse con personal del SENASA a la Dirección Nacional de Fiscalización Agroalimentaria o del Programa Nacional de las EET a los TE: (011) 4331 6041/49, internos 1620/1522, o por correo electrónico a prog_eet@mecon.gov.ar

Desde 1990 el SENASA, con el apoyo del INTA, lleva adelante un estricto programa de prevención para proteger la condición de Argentina como país libre de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) o mal de la Vaca loca y otras EET de los animales, actualizando el análisis y seguimiento de los factores de riesgo interno y externo y certificando, con máxima precisión, la condición sanitaria respecto de estas enfermedades.

Además el SENASA trabaja en forma coordinada y permanente con las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación y del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) unificando criterios de prevención para evitar el ingreso de la enfermedad por insumos de origen animal destinados a la al

Temas en esta nota