Reclamo agropecuario por gravámenes excesivos

Reclamaron hoy los dirigentes agropecuarios argentinos al Gobierno que les "deje trabajar e invertir en el país" sin gravámenes excesivos, al inaugurar la 117a. Exposición Internacional de Ganadería, Agricultura e Industria que realiza la Sociedad Rural Argentina (SRA) en el predio de Palermo.

25deJuliode2003a las14:59

Reclamaron hoy los dirigentes agropecuarios argentinos al Gobierno que les "deje trabajar e invertir en el país" sin gravámenes excesivos, al inaugurar la 117a. Exposición Internacional de Ganadería, Agricultura e Industria que realiza la Sociedad Rural Argentina (SRA) en el predio de Palermo. El simbólico corte de cintas encabezado por el secretario de Agricultura y Ganadería, Miguel Campos; el titular de la entidad organizadora, Luciano Miguens y el jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra.
La Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria Internacional de Buenos Aires, conocida como La Rural, abrió hoy sus puertas en su recinto tradicional, que tiene más de 15.000 metros cuadrados cubiertos, además de varias pistas para exhibición y competencias.

En el discurso de apertura, Miguens aseguró que el campo "apuntaló a la Argentina en su salida de la crisis económica". Destacó el "buen momento" que vive el campo, que se refleja en los números de esta edición, que se desarrollará hasta el 5 de agosto.

Miguens dijo que este año La Rural "volvió a sus fuentes" y en un mensaje dirigido a Campos pidió que se "deje trabajar" a la gente del campo para seguir volcando inversiones en el país.

Además subrayó la "necesidad" de que el Gobierno evalúe la posibilidad de "ir reduciendo gradualmente" los gravámenes que pesan sobre la producción y exportaciones de origen agropecuario, y aseguró que el sector contribuyó "en buena medida" a la salida de la grave crisis económica del país.

La inauguración oficial de la muestra tendrá lugar el próximo 2 de agosto y la Sociedad Rural Argentina confía, según dijo hoy Miguens, en que asista el presidente Néstor Kirchner.

Tradicionalmente esa ceremonia es elegida por el sector para plantear sus reivindicaciones al Gobierno en ocasiones de forma poco ceremoniosa, con silbidos y abucheos.

Por su parte, el jefe de gobierno porteño comparó el contexto de la anterior muestra con la coyuntura actual "en la que se vislumbra una perspectiva más optimista, impulsada fundamentalmente por el sector agroexportador".

También marcó la necesidad de desarrollar el mercado doméstico para el sector agropecuario "más allá del beneficio de las exportaciones".

El titular de la SAGPyA, Miguel Campos, no hizo ningún discuso formal ni tampoco declaraciones a la prensa, porque debía abordar un avión que lo trasladaría a Bolivia, donde participará de un Congreso de Aftosa con sus pares de la región.

La muestra rural contará con más de 2.000 reproductores bovinos, porcinos, ovinos y equinos y 400 empresas de tractores, maquinaria agrícola y servicios para el campo.

El número de expositores es de 450, el 80 por ciento más que el año pasado, y el de puestos de maquinaría agrícola de 100, frente a los 38 de 2002, según informaron los organizadores, que resaltaron
que se ha logrado el 100 % de ocupación en ambos casos.

También ha aumentado el número de animales que se exhibirán en la feria, que supera los 2.000, de los cuales más de 1.200 son bovinos.

La feria es un importante centro de negocios, además de una vidriera para un sector que siempre ha liderado la economía argentina, y un lugar de entretenimiento para el público en general, pues el programa incluye actividades deportivas y folclóricas, así como degustaciones gastronómicas.

Además, durante la feria se celebrará el II Congreso Internacional de Agronegocios "Argentina: alimentos para el mundo", el Congreso Mundial de la raza bovina Brangus y una ronda de negocios agropecuarios.

El año pasado, La

Temas en esta nota