FMI: primer paso para un nuevo acuerdo a tres años

El directorio aprobaría hoy las metas del acuerdo que vence en agosto. Y se entrará de lleno en la discusión de un plan a largo plazo. Pero exigirá que se cumplan todas las reformas pendientes.

28deJuliode2003a las08:17

La Argentina emprenderá formalmente en las próximas horas una nueva negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para lograr un acuerdo de tres años de duración. Con ese objetivo, hoy comenzarán a llegar a Buenos Aires los integrantes de una misión técnica comandada por el inglés John Dodsworth. Y a la par, en Washington, la cúpula del organismo aprobaría la tercera revisión del acuerdo transitorio firmado en enero pasado y que vence en agosto.
 
 El Gobierno aspira a firmar el nuevo programa de mediano plazo antes del 9 de setiembre. Ese día vencen US$ 2.900 millones con el FMI, que no pueden ser postergados. El total de vencimientos del último cuatrimestre con todos los organismos (incluyendo lo que vence el día 9) suma unos 6.600 millones. Esa cifra equivale a casi la mitad de las reservas internacionales disponibles en el Banco Central.
 
 En el Gobierno aseguran que el FMI tiene voluntad política para llegar rápidamente a un nuevo acuerdo, especialmente luego que el presidente Néstor Kirchner lograra el respaldo, la semana pasada, de los líderes de varios países ricos que a su vez son las mayores accionistas del FMI. Además del presidente de EE.UU., George Bush, Kirchner recogió señales auspiciosas de sus encuentros con el inglés Tony Blair, el francés Jacques Chirac y el español José María Aznar.
 
 
 
 En la fragata Libertad
 
 Una señal concreta del Fondo se conocería hoy mismo: en Economía confían en que el directorio del FMI apruebe la tercera revisión del acuerdo firmado en enero, y que vencerá el próximo 31 de agosto.
 
 La predisposición del Fondo habría quedado confirmada ayer en EE.UU., durante una visita que varios funcionarios del organismo realizaron a la Fragata Libertad, en el puerto de Baltimore, a pocos kilómetros de Washington. Invitados por el flamante embajador, José Bordón, subieron a la nave argentina la número dos del FMI, Anne Krueger; el director del Hemisferio Occidental, Anoop Singh; el jefe de los negociadores con Argentina, John Thorton, y el vocero, Thomas Dawson.
 
 Los visitantes compartieron un almuerzo en el barco, junto a Bordón; el delegado argentino ante el FMI, Guillermo Zocalli, el jefe de Operaciones Navales de la Armada, almirante Eduardo Avilés, y el capitán de la nave, Andrés de Vicenzo.
 
 El encargado del caso argentino en el FMI, John Dodsworth, llegará mañana a Buenos Aires. Pero hoy comenzarán a aterrizar varios de los 12 técnicos que formarán parte del grupo negociador que deberá comenzar a delinear el diseño del programa que la Argentina deberá cumplir de aquí al 2006, y que debería incluir —además de una reprogramación de los pasivos con el organismo— algunas de las reformas estructurales que reclama el Fondo. Entre ellas figuran las compensaciones a los bancos, la reestructuración del sistema financiero, una nueva ley de coparticipación federal, una reforma impositiva y un aumento del superávit fiscal que garantice que la Argentina comenzará a pagar su deuda en cesación de pagos.
 
 Estas exigencias —planteadas sobre todo por el "ala técnica" del FMI, cuya cara más visible es la estadounidense Anne Krueger— produjeron un chispazo en los últimas días, cuando desde Washington se dieron a difusión documentos reservados en los que el Fondo mostraba su "decepción" por la falta de decisión del Gobierno en encarar este tipo de reformas. "Obviamente faltan todavía reformas estructurales, pero vamos a hacerlas en los ti

Temas en esta nota