Aseguran que Latinoamérica vuelve a atraer inversiones extranjeras

Los flujos de capital se han redireccionado hacia América Latina por primera vez en cinco años, encontrando a una región que a pesar de mantener sus desequilibrios estructurales se está desempeñando mejor a lo anticipado en 2003, señaló un informe de la Fundación Capital

Por
28deJuliode2003a las08:19

La economía latinoamericana crecerá 1,6% en 2003, a raíz del mayor financiamiento externo y del mejor desempeño económico de la Argentina, lo cual permitirá un leve aumento del PBI per cápita real, por primera vez en dos años.

Así surge del informe semanal elaborado por la Fundación Capital, en el cual consignó que si se excluyera a Venezuela -que caerá un 12% en 2003-, el resultado económico regional sería del 2,2 por ciento.

De todas formas, la entidad consideró que el año próximo brindará a la región "una mejor performance económica, que se materializará con mayor fuerza (3,8%), esperando recuperar su media década perdida, en terminos de crecimiento económico".

Sin embargo, afirmó que "el dilema más difícil se encuentra en tratar de generar una política económica que sea pro-mercado y pro-sociedad, que atienda los altos niveles de desempleo y de pobreza que aún presenta la región".

En su trabajo, la entidad que preside el economista Carlos Pérez señaló que "los flujos de capital se han redireccionado hacia América Latina por primera vez en cinco años, encontrando a una región que a pesar de mantener sus desequilibrios estructurales se está desempeñando mejor a lo anticipado en 2003".

Al explicar el repunte en los flujos netos de capital hacia los mercados emergentes, la entidad señaló que esta tendencia se debe a la "falta de rentabilidad que se observa en las economías maduras".

En este orden, indicó que la tasa de interés que fija la Reserva Federal de los Estados Unidos se encuentra en un 1%; la del Banco Central Europeo en tan sólo 2% y la del Banco de Japón en 0 por ciento.

"La combinación de falta de expectativas de rentabilidad en el mundo desarrollado, con mayor liquidez mundial, alentó un flujo positivo a economías que ofrezcan mayores rendimientos", estimó la Fundación.

En lo que hace a la situación de Latinoamérica, la entidad señaló que "tanto Brasil como Argentina, sorprendieron gratamente a los mercados, la primera con un Presidente que resultó ser más pragmático de lo que había anticipado; en tanto la segunda mostró signos de estabilización y recuperación económica".

Temas en esta nota

    Load More