La Unión Europea ofreció bajar un 60% los incentivos al agro

La Argentina lo considera importante, pero insuficiente

Por
30deJuliode2003a las08:36

MONTREAL.- Los ministros de Economía de más de veinte países se propusieron ayer buscar conjuntamente una reducción de los aranceles para productos agrícolas. Los países europeos, partidarios de un mayor proteccionismo para sus industrias por su condición de importadores, ofrecieron también una rebaja del 60% en las medidas de apoyo interno al agro, como los precios sostén, algo que fue interpretado como positivo por los funcionarios argentinos.

De cualquier modo, no se vieron demasiados avances en el contrapunto entre la Unión Europea y los Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Brasil y la Argentina, durante la reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que finalizará hoy en esta ciudad.

El encuentro se desarrolla para fijar los temas que se discutirán durante la reunión de Cancún, México, a la que asistirán representantes de 146 países y se desarrollará en septiembre.

La delegación argentina, integrada por el ministro de Economía, Roberto Lavagna; el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Martín Redrado, y el secretario de Industria, Alberto Dumont, volvió a pedir la eliminación total de los subsidios que aplican los países europeos y rechazó la propuesta de apertura comercial de la Unión Europea.

Cuando se le consultó a Lavagna cuál era su principal reclamo, el ministro insistió en que las subvenciones a las exportaciones aplicadas por los países europeos causaban un grave perjuicio a la Argentina. Más específicamente, en sectores como la soja, el trigo, el maíz y la carne.

Al menos, alentador

Sin embargo, aunque consideraron que no era suficiente, en la delegación argentina juzgaron como alentadora la propuesta europea de reducción del 60% en las medidas de apoyo interno, como los créditos a las exportaciones o los precios sostén. "Son parte de los subsidios y es bueno que se haya planteado", dijeron ayer en el Gobierno.

Keith Rockwell, vocero de la OMC, confió en que, finalmente, y más allá de las enormes diferencias, habría entendimiento. "Será un esfuerzo enorme pero, sobre la base de lo que hemos visto hoy, aún hay esperanzas", dijo, tras el encuentro.

No conformes

La propuesta del comisario europeo de Comercio, Pascal Lamy, apoyada por Japón y Corea del Sur y rechazada por la Argentina, consistía en negociar una apertura adicional de los mercados agrícolas sobre la fórmula que ya fue utilizada en la Ronda Uruguay del GATT (Acuerdo General de Comercio y Tarifas).

En el Palacio de Hacienda sostienen que, si se aplicara esa fórmula, la reducción de las barreras arancelarias sería muy baja.

Por ejemplo: la protección para la carne disminuiría del 115 al 98%; para el azúcar, del 228 al 194%; para la manteca, del 121 al 103%, y para los quesos, del 88 al 75 por ciento.

Temas en esta nota