Pedirán tres años más de plazo para pagarle al FMI

Lavagna dijo que buscarán refinanciar US$ 6.500 millones que vencen en ese período. Y aclaró que no se gestionarán créditos nuevos. Aseguró que se sobrecumplieron las metas.

31deJuliode2003a las08:05

El objetivo que perseguimos es lograr un acuerdo a tres años para refinanciar vencimientos. No buscamos dinero fresco, porque nosotros no queremos pedir fondos adicionales ya que la Argentina ya acumuló una deuda muy grande en años pasados. Lo que si necesitamos es tiempo para poder cumplir con los pagos". De esta forma, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, detalló ayer los objetivos del Gobierno en la negociación que iniciará hoy con el Fondo Monetario Internacional.

El ministro además precisó que el monto de los pagos a refinanciar con el organismo asciende a "6.500 millones de dólares que vencen en el período que abarcará el acuerdo".

Aunque el ministro Lavagna no lo aclaró, esa cifra corresponde sólo a los compromisos con el FMI que vencen entre 2004 y 2006. Además, el Gobierno debe encontrar una solución a los otros 3.200 millones de dólares con el mismo organismo que debe pagar entre setiembre y diciembre de este año. En Economía se descuenta que también formarán parte del paquete a refinanciar.

La refinanciación de los compromisos con el FMI abrirá la puerta —tal como ocurrió también con el acuerdo de transición que se firmó en enero último— para un mecanismo de efecto similar sobre los pagos al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo. Sólo en lo que resta de este año hay compromisos con el BM por 1.200 millones de dólares y una suma idéntica con el BID.

El Gobierno argentino y el FMI entrarán de lleno en la negociación del acuerdo a tres años a partir de hoy. Será cuando Lavagna retorne a Buenos Aires desde Canadá, donde participó de la reunión ministerial de 25 países de la Organización Mundial del Comercio.

Simultáneamente arribará al país el jefe de la misión negociadora del FMI, John Dodsworth. El grueso de los 20 técnicos que forman parte de la delegación visitante llegó a la Argentina entre el lunes y ayer y comenzaron a revisar papeles.

Respecto de la negociación, Lavagna sostuvo que "es muy importante el reconocimiento que hace el Fondo porque cuando el acuerdo de transición se firmó, el personal del FMI tenía muchas dudas sobre si Argentina iba a cumplir. Y ahora no sólo hemos cumplido, sino sobrecumplido todos los compromisos".

"Han cambiado mucho las circunstancias económicas pero también las políticas. Hay un nuevo gobierno con un período de cuatro años por delante y hay un cambio evidente político y económico", afirmó el ministro.

De todos modos, el FMI anticipó ya que las discusiones que vienen serán duras. Al menos así quedó sugerido en el comunicado que se difundió el lunes pasado en Washington, tras la aprobación de la última revisión del programa de transición que vence a fin de agosto.

En ese documento, el titular del Fondo, Horst Köhler, reclamó al Gobierno que imponga más celeridad a la aplicación de las llamadas reformas estructurales. Mencionó concretamente el ajuste de las tarifas de los servicios públicos, el saneamiento del sistema financiero, medidas para garantizar la seguridad jurídica a los acreedores, avanzar con la reforma impositiva y la nueva ley de coparticipación federal. Y reclamó apurar los tiempos de la propuesta de pago sobre la deuda que quedó en cesación de pagos. Sin embargo, el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, admitió que la presentación de la propuesta definitiva puede demorarse.

Una cuestión controvertida pasa por determinar el nivel de superávit fiscal primario (es decir, el ahorro que debe generar el Estado) que necesitará la Argentina para poder empezar a paga

Temas en esta nota