El agro quiere seguir impulsando el crecimiento

El empresario rural siempre aceptó el desafío de invertir, desarrollarse y crecer para mejorar su bienestar y el de todos los habitantes del territorio nacional.

Por
02deAgostode2003a las08:13

Por Luciano Miguens

El empresario rural siempre aceptó el desafío de invertir, desarrollarse y crecer para mejorar su bienestar y el de todos los habitantes del territorio nacional.

Aumentar la productividad y aprovechar al máximo recursos disponibles traerá aparejado una importante reactivación en forma sostenida en todas las regiones productivas.

Nuestro productor es reconocido como el más eficiente, dinámico y capaz para adecuarse rápidamente a los vertiginosos cambios que se presentan en los ámbitos internacional e interno.

Continuos récords de producción se ven reflejados en los diferentes cultivos y actividades que se realizan en todas las economías regionales, y éstos se deben a la gran capacidad de manejo empresario, la constante incorporación de tecnología y la mayor eficiencia en la aplicación de los insumos estratégicos que demanda el agro.

Somos los responsables de ingresar más del 50% de las divisas que recibe el país por medio de una gran canasta de productos que son enviados a todos los rincones de la aldea global.

Con optimismo y esperanza, pese a la incertidumbre reinante sobre la evolución de las variables macroeconómicas internas y sin créditos adecuados para invertir, el productor agropecuario se encuentra abocado a renovar e incorporar tecnología de última generación para mejorar su performance productiva y continuar compitiendo, en un mercado internacional totalmente distorsionado en sus precios por los elevados subsidios que otorgan los países desarrollados a sus productores y sus exportaciones (que superan los US$ 870 millones diarios, es decir, más de US$ 310.000 millones anuales, lo cual duplica el producto bruto interno argentino).

En el ámbito internacional se están produciendo cambios en la Política Agrícola Común (PAC), que muestran una moderada tendencia hacia una reducción en los montos destinados a subsidiar y a otorgar dinero sobre la cabeza de los productores, y no sobre los productos, lo que puede significar una buena señal para evitar la sobreoferta artificial que estimula este tipo de política proteccionista, y que finalmente terminan deprimiendo los precios que reciben los productores de los países en desarrollo.

Invertir para mejorar la competitividad se transformó en una estrategia fundamental para mejorar la rentabilidad y brindarle sustentabilidad a la empresa. Dentro de esta estrategia, la capacitación y actualización cumplen un rol prioritario para la toma de decisiones, junto con la búsqueda de escala, la integración horizontal y/o vertical, el mayor valor agregado a la producción y la diferenciación de productos como ventaja competitiva adicional. Es más, durante 2003, la demanda de tractores, sembradoras y cosechadoras, entre otras maquinarias, demuestra importantes signos de reactivación.

* * *

Todos somos conscientes de que el crecimiento es un proceso lento, pero sustentable si se cuenta con políticas adecuadas que brinden confianza a los empresarios. En este sentido se requiere, por un lado, estabilidad económica como condición esencial para estimular la inversión y con ella impulsar a todos los sectores productivos y, por el otro, seguridad jurídica para dar viabilidad a los contratos sobre los que se basan los negocios.

Temas en esta nota