Temen que las lluvias perjudiquen el estado sanitario de las plantas

El exceso de humedad podría afectar la siembra de trigo y lino.

05deAgostode2003a las08:23

“Es mucha cantidad de agua para esta época del año”, alertó Osvaldo Paparotti, coordinador del área de Investigación en suelos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Y agregó que la falta de evaporación complicará las tareas que se deben realizar en los campos.

No cesa el alerta meteorológico. Hasta hoy se esperan lluvias y tormentas persistentes en Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes y la República Oriental del Uruguay. Las condiciones climáticas están afectando seriamente las plantaciones de trigo y lino en la provincia.
En sólo dos días, llovió en casi todo el territorio entrerriano un promedio de 78,8 milímetros, duplicando la media mensual para esta época del año, según indicó a EL DIARIO el coordinador del área de Investigación en suelos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Osvaldo Paparotti.

“Es mucha cantidad de agua para esta época del año, no hay evaporación, y el exceso de humedad va a complicar las tareas que hace falta realizar en los campos, sobre todo en las plantaciones de trigo y lino. Si continúa esta situación climática, es probable que estemos ante la presencia de hongos patógenos y que se activen los rastrojos”, manifestó el profesional.


Agosto atípico.

De acuerdo a los registros, la cantidad de agua caída en tan sólo dos días duplicó la media mensual de agosto, y no sólo afectará las plantaciones de la cosecha fina, sino que en las condiciones en las que se encuentran los campos, está demorando el laborío de la tierra para la siembra gruesa. Y a eso hay que sumar el estado lamentable de los caminos de la producción.

El último informe de la Bolsa de Cereales sobre el estado de los cultivos se realizó el 29 de julio. Para esa fecha, las precipitaciones en la provincia habían sido dispares, aunque esos milímetros de agua caídos había posibilitado homogeneizar la germinación de los lotes sembrados con trigo y lino, tras las heladas registradas en la primera quincena de julio, que habían provocado un pequeño estrés hídrico como resultado de desecamiento de los primeros centímetros del suelo.

Hasta esa fecha, los cultivos invernales, se vieron favorecidos con un aumento de la reserva de agua útil en el suelo, lo que fue un alivio para los productores, pero agosto se inauguró con lluvia lo que está causando más que un dolor de cabeza.

Sanidad.

“Lamentablemente estas lluvias están afectando sanitariamente la cosecha fina, fundamentalmente el lino, que recién en esta campaña había logrado recomponer la superficie de plantación, ya que en la campaña anterior hubo una merma del 47 %, por pro-blemas sanitarios. Si se cumplen los pronósticos, estas condiciones me-teorológicas van a continuar y de ser así, se estaría en presencia de nuevas enfermedades en las hojas”, destacó Paparotti.

Según el último informe de los ingenieros agrónomos de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, en lo que respecta al lino, las lluvias de los últimos días de julio, permitieron la germinación de los lotes sembrados más tardíamente. Hasta ese momento, el estado sanitario era “muy bueno”.

Respecto, al trigo se había advertido que existía la posibilidad de que se manifiesten deterioros en la sanidad como consecuencia del período de tres días de elevada temperatura y humedad relativa ambiente. Eso empeoraría más con las lluvias recientes.

Para colmo de males, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), anunció en su último parte que “un sistema frontal permanece estacionado en el centro del litoral provocando lluvias y tormentas en Entre Ríos, República Oriental del Uruguay y sur de Santa Fe”. Mientras que “en el resto de la región se observa abundante nubosidad”, agregó

Temas en esta nota