Alimentos: los mercados internacionales definen los niveles de calidad

Las BPA nacieron para enfrentar los problemas de contaminación que existe en algún mercado. Se esquematizan las formas de trabajo y se ordena la administración.

08deAgostode2003a las08:16

Menores costos.

Las BPA nacieron para enfrentar los problemas de contaminación que existe en algún mercado. Se esquematizan las formas de trabajo y se ordena la administración.

Higiene e inocuidad alimentaria son términos que desde hace un tiempo van de la mano en los principales mercado del mundo. Las definiciones nacieron de las principales cadenas de supermercados de los Estados Unidos y de la Unión Europea, a partir de las necesidades que plantearon sus clientes-consumidores en cuanto a que les provean productos que garanticen que son sanos para la salud humana.

Hasta ahora, esos consumidores aceptan pagar un sobreprecio por acceder a alimentos que cumplan con esos requisitos.

Para eso, los norteamericanos implementaron un conjunto de normas y de protocolos que los productores-exportadores deben cumplir, si pretenden ingresar con sus productos a esos exigentes mercados.

En el caso de Argentina -y de Tucumán en particular-, los productores poco a poco están comenzando a incorporar estos nuevos sistemas de control de calidad en sus procesos productivos. Las normas abarcan desde la preparación de los campos y su posterior siembra hasta, la cosecha y comercialización final.

La “trazabilidad alimentaria”, otro concepto nuevo también incorporado a la terminología de los productores tucumanos, cuenta con un mayor apoyo técnico a partir del laboratorio especializado que habilitó la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán. Nació para responder a la inquietud que plantearon productores del NOA, que necesitaban conocer la trazabilidad de los componentes de productos alimenticios destinados a exportación.

Pero los hombres de campo de Tucumán aceptan de buen grado -en su mayor proporción- la implementación de estas medidas, porque las ven como un requisito que deben cumplir para acceder a los mercados internacionales que tan buenos dividendos dejan para los exportadores.
El interés que despierta el limón tucumano en el mundo, llevó a que visitara nuestra provincia un experto en auditorías agropecuarias en temas de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), una de los protocolos más conocidos que ya implementó este sector.

Las buenas prácticas ayudan al productor

En los últimos años adquirió gran importancia en el mundo del comercio internacional el desarrollo de programas de inocuidad alimentaria, con el objetivo de reducir el riesgo de contaminación durante la producción, manipuleo, empaque y distribución de frutas y hortalizas.

Esto dio lugar al surgimiento de diversos protocolos y normas internacionales, como ser GAP (Good Agricultural Practice o Buenas Prácticas Agrícolas), GMP (Good Manufacturing Practice), HACCP (Hazard Analysis and Critical Control Points), entre las más importantes vigentes.

Por ese motivo, LA GACETA entrevistó al ingeniero John Fell, auditor y gerente comercial de la empresa chilena Agriser SA, dedicada a la entrega de los servicios que presta la compañía norteamericana PrimusLabs.com y al control de calidad en el área de producciones frutihortícolas.

“Si bien las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) nacen como una forma de enfrentar los problemas de contaminación que existen en algún cliente o en algún mercado, por ejemplo con restos de plaguicidas, microbios, etc, -que se traducen en problemas que trascienden a los medios de comunicación, con abogados y demandas judiciales-, si bien nacen por ese motivo, todas las normas de BPA implementadas sirven muchísimo para ordenar lo que son las administraciones caóticas. Porque de esta manera se empiezan a esquematizar las formas de trabajo, si bien con un objetivo de higiene y de inocuid

Temas en esta nota